UFC

Khabib Nurmagomedov, el adiós precoz de la leyenda de la UFC

Khabib Nurmagomedov anunció por sorpresa su retirada. Con 32 años e invicto en 29 peleas decide poner punto final a su carrera tras el UFC 254.

Los nombres de Khabib Nurmagomedov y de Georges St-Pierre llevan mucho tiempo sonando a la par. Ambos están considerados los mejores de la historia y desde este sábado tienen otro punto en común: una retirada precoz. El canadiense dejó la UFC, en 2013, con 32 años y tras haber limpiado su división (fue 12 veces campeón en el welter y una en el medio en 2017). En el UFC 254, el ruso hizo lo mismo y con idéntica edad. Una similitud curiosa, ya que Khabib había dicho siempre que le encantaría esa pelea y St-Pierre mantenía que solo saldría del retiro (volvió en 2017 y después confirmó su adiós definitivo) para ese pleito. Ahora, la posibilidad remota es a la que se agarran los fans a la espera de ver una vez más en el octágono a ambos.

La UFC es una compañía en la que en los últimos tiempos muchos luchadores (McGregor, Jones, Cejudo...) han jugado con la retirada. Algunos han regresado y otros apunta a que lo harán, sin embargo el caso de Khabib parece diferente. Su padre, y mentor, falleció en julio y aseguró que "era la única pelea que hacía sin él". Ahora, "quiere pasar tiempo con su madre". Ha dado su palabra, "algo que es muy importante en su cultura", apuntaba Valentina Shevchenko (nacida en Kirguistán, pero tiene nacionalidad peruana) en la retransmisión en castellano del UFC 254. Los férreos valores de Nurmagomedov hacen que por el momento el regreso parezca poco probable, pero nunca se sabe en el futuro.

De momento, quedan los datos y el debate abierto sobre si es el campeón más dominante de la historia. Se ha ido en su plenitud, con solo 32 años. Si que es cierto que el ruso lleva peleando desde niño y es un luchador que exprime mucho su cuerpo para dar el peso ligero (le costó hacerlo en el UFC 254, en el que se tuvo que pesar desnudo), pero la sensación, por lo mostrado ante Gaethje, es que todavía tenía cuerda. Su wrestling es de otro planea y nadie ha sabido frenarlo. Se va invicto con cuatro cinturones de la UFC, en la que limpió la división del peso ligero. De sus 29 peleas (13 en UFC) ha ganado ocho por KO, 11 por sumisión y 10 por sumisión. Números de leyenda, pero aun queda más porque finalizó a McGregor, Poirier y Gaethje (los mejores de su categoría) en sus tres últimas luchas y solo ha perdido un asalto en su carrera. "Si me pongo 30-0 será como el 50-0 de Mayweather. Nunca soñé ser una leyenda como Ali", decía antes de su última pelea. Lo es y su adiós es precoz.