UFC

El Fenómeno vuelve a la isla

Joel Álvarez pelea hoy por segunda vez en la UFC Fight Island. Será el encargado de abrir el UF 254, evento que se cierra con el regreso de Khabib.

El Fenómeno vuelve a la isla

Una de las principales virtudes de Joel Álvarez es su tranquilidad. Lo demuestra en todas las facetas de su vida y también en su carrera deportiva. Con la seguridad que da el trabajo bien hecho, el asturiano, de 27 años, espera su cuarta pelea en UFC. Será la segunda vez que se meta en el octágono de la Fight Island, un lugar de grato recuerdo para él. “Ya tenemos experiencia en la compañía, pero la lucha anterior fue especial por todo lo que rodea a esta isla”, asegura en una entrevista a AS. Las sensaciones extradeportivas fueron inmejorables, pero también las deportivas: “El duelo contra Duffy lo recuerdo de una manera muy buena. Iban pasando los asaltos y veía como todo el plan salía a la perfección. La guillotina con la que terminé la había practicado mil veces en los entrenamientos”, asegura.

Este sábado vuelve a estar en un evento especial. Será el primero en competir en el UFC 254, show que se cierra con el regreso de Khabib Nurmagomedov. Un gran escenario, contra un gran rival contra como el ruso Alexander Yakovlev. Es un luchador experimentado, con gran bagaje en la compañía, pero el asturiano está confiado. “Lo más raro es que es alto y zurdo, cualidades en las que no estoy habituado en mis rivales. Y también tiene mucho recorrido, pero nosotros no somos novatos. Lo único que tengo que demostrar es que soy luchador de UFC. Lo de Duffy no fue algo puntual, gané y ahora quiero dejar claro que estoy preparado para pelear contra luchadores de este tipo”.

Álvarez es valiente. Levantó la mano para que su manager buscase una oportunidad en julio y lo ha vuelto a hacer ahora. “Me dio tiempo a descansar, pero no tardé demasiado en volver a entrenar. Nos avisaron con cuatro semanas, que ha sido el tiempo justo para ajustar la preparación física y trabajar la estrategia”, revela. Los planes que manejaban era pelea en Las Vegas una semana más tarde, pero la llamada se adelantó. “Pelear en el evento más importante del año me motiva, claro, pero en esta ocasión lo hacía más en la otra velada. Es en la que se retira Anderson Silva, mi ídolo. Quizá tenía más repercusión, pero sería más especial. Aun así, claro qué motiva abrir este show”, concluye.

En un lugar o en otro, la pelea es importante para el español. Es la última de su contrato y eso añade algo más de presión. “Creo que vamos a renovar, pero no es lo mismo hacerlo tras una victoria. Por eso para esta pelea hemos apretado todavía más”, avisa. El Fenómeno está de vuelta en la isla.