JUEGOS OLÍMPICOS

"Tokio 2020 probará que la raza humana conquistará al virus"

Yoshihide Suga, primer ministro japonés, intervendrá el lunes ante la Diet para reiterar el compromiso del país asiático de celebrar los Juegos en 2021.

"Tokio 2020 probará que la raza humana conquistará al virus"

El mundo sigue muy pendiente y preocupado por la expansión de la COVID-19, pero desde Japón están decididos a seguir adelante con los planes para la celebración de Tokio 2020 el próximo verano tras ser pospuestos este año debido pfrecisamente a la pandemia. El primer ministro, Yoshihide Suga, hablará el lunes ante la Diet, máximo organismo de poder del estado nipón, y en su discurso será categórico al mostrar el total compromiso del país asiático para seguir adelante con los planes de celebración del evento, del 23 de julio al 8 de agosto de 2021, como revela 'insidethegames.com'. "Tokio 2020 probará que la raza humana es capaz de conquistar el virus", es uno de los grandes titulares que ha incluido el mandatario en el borrador del discurso que dará el día 26.

Para llevar a cabo la celebración, Japón prepara una serie de posibles escenarios y medidas que lo permitan, y que están evaluando y se anunciarán antes de final de año, y para ello ha creado un grupo de trabajo formado por funcionarios del gobierno japonés, el gobierno metropolitano de Tokio y la organizacikón de Tokio 2020. Entre ellas, es probable que se incluya un mecanismo para levantar la prohibición de entrada de turistas extranjeros, que está actualmente en vigor para 159 países. Las medidas incluirían una aplicación de control de salud, pruebas obligatorias y seguro médico y centros de salud exclusivos para turistas.

Yoshihide Suga, primer ministro japonés.

A día de hoy, Japón ha reportado cerca de 94.000 casos de coronavirus y 1.679 muertes, pero se considera que han mantenido el virus más o menos bajo control. Por eso, la llegada de miles de personas de fuera de Japón preocupa a la población y según adelanta 'Japan Times' el gobierno de Suga, que srecibirá la visita en noviembre del presidente del Comité Olímpico Internacional Thomas Bach, trabaja en la implementación de diversos dispositivos de seguridad como cámaras de reconocimiento facial para ralentizar y evitar al máximo la propagación de COVID-19 en Tokio.

Estas cámaras, además de controlar a atletas, organización y miembros de los medios de comunicación para cotejar la acreditación mediante reconocimiento facial en las áreas de control y evitar contactos, grabarían todo los rostros y monitorizarían las superficies corporales de los espectadores en las sedes de los Juegos, además de poder verificar si llevan mascarillas.

También se estaría sopesando la posibilidad de colocar cámaras en las entradas de la Villa de los atletas y los centros de entrenamiento para registrar las entradas y salidas, y realizar un seguimiento de los movimientos. Todo esto ayudaría a prevenir e identificar rápidamente a posibles portadores, rastrear sus movimientos y notificar a quienes estuvieron en contacto cercano que están en riesgo. Por supuesto, todos los datos recopilados se eliminarán de los archivos una vez que finalicen los Juegos para proteger la privacidad.

PRUEBAS A GRAN ESCALA

Además de lo mencionado, Japón está probando con la presencia de público en los estadios. En las ligas nacionales de fútbol y béisbol, los partidos ya cuentan con decenas de miles de espectadores ya que las autoridades permiten actualmente la entrada de hasta el 50% del aforo, pero han decidido ampliar este tope hasta casi la totalidad para determinados partidos con vistas a testar el sistema actual y a analizar si el incremento de público conlleva más riesgo de contagios. En Yokohama, entre el 30 de octubre y el 1 de noviembre, se permitirá el acceso del 80% en tres partidos de béisbol. Se trata de un "experimento" para determinar si es seguro continuar con la relajación de los límites de acceso y permitir que los estadios vuelvan a llenarse, según dijo el ministro de Revitalización Económica y responsable del panel de coordinación para la pandemia, Yasutoshi Nishimura.