JUEGOS OLÍMPICOS

Rusia planeó un ciberataque para los JJ OO de Tokio

El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido condena el intento "cínico e imprudente" de interrumpir los Juegos, antes de que fueran pospuestos.

Rusia planeó un ciberataque para los JJ OO de Tokio

"Los servicios de inteligencia militar rusos estaban planeando un ciberataque contra los Juegos Olímpicos y Paralímpicos organizados por Japón en Tokio este verano en un intento de interrumpir el principal evento deportivo del mundo", revelaba ayer el Centro Nacional de Seguridad Cibernética del Reino Unido en una operación conjunta con la inteligencia de EE UU. Según la información proporcionada por el NCSC a diversos medios de comunicación británicos el objetivo era "instalar software diseñado para borrar datos e inutilizar ordenadores y redes de comunicaciones".

"Las acciones del GRU contra los Juegos Olímpicos y Paralímpicos son cínicas e imprudentes. Las condenamos en los términos más enérgicos", afirmó el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, que aseguró que Londres continuará trabajando con sus aliados para "identificar y contrarrestar futuros ciberataques maliciosos". El trabajo de reconocimiento cibernético ruso cubrió a los organizadores de los Juegos, los servicios de logística y los patrocinadores y estaba en marcha antes de que los Juegos Olímpicos se pospusieran a 2021 debido al coronavirus.

Hay que recordar que Rusia fue excluida en diciembre de 2019 de todos los eventos deportivos mundiales por la Agencia Mundial Antidopaje (Wada), incluidos los Juegos Olímpicos de verano, después de que la propia agencia antidopaje rusa fuera declarada culpable de manipular datos de laboratorio entregados a los investigadores en enero de 2019. El Reino Unido afirma que los ciberataques son parte de un patrón del estado ruso para apuntar electrónicamente a países que van desde Ucrania, Estados Unidos y Georgia hasta el Reino Unido, incluido el Ministerio de Relaciones Exteriores. Los funcionarios británicos señalaron que Rusia en la asamblea general de la ONU se había adherido a una tregua olímpica, incluido el compromiso de no interrumpir, ni de ninguna manera socavar, la seguridad de los Juegos.

"Tokio 2020 ve la seguridad cibernética como un aspecto importante de la organización de los Juegos, y el comité organizador de Tokio 2020 ha estado tomando una serie de medidas y preparándose a fondo. Aunque no podemos revelar detalles de las contramedidas debido a la naturaleza del tema, continuaremos trabajando en estrecha colaboración con las organizaciones y autoridades relevantes para asegurarnos de que se implementen completamente", explica el comunicado.

Además, aseguran que ya hubo un intento ruso de interrumpir los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de invierno de 2018 en Pyeongchang (Corea del Sur). En aquella ocasión, los servicios secretos de Moscú marcaron como objetivos a cadenas de televisión coreanas, las instalaciones de una pista de esquí, organizadores y patrocinadores. Según el Reino Unido, la unidad cibernética de GRU intentó disfrazarse de piratas informáticos norcoreanos y chinos cuando apuntó a la ceremonia de apertura de los Juegos de invierno de 2018, bloqueando el sitio web para que los espectadores no pudieran imprimir boletos y bloqueando el wifi el estadio.

Una acusación que también viene de EE UU donde seis oficiales de inteligencia militar rusos han sido señalados por su presunto papel en los ataques de piratería. "Ningún país ha armado sus capacidades cibernéticas de manera tan maliciosa e irresponsable como Rusia, causando sin precedentes daños colaterales sin precedentes para perseguir pequeñas ventajas tácticas y arrebatos de rencor", asegura John Demers, fiscal general adjunto de Estados Unidos. La acusación proporciona detalles intrincados de las supuestas operaciones de piratería, incluidos los ataques de phishing contra atletas olímpicos, con enlaces a malware disfrazados de actualizaciones sobre alojamiento.