WATERPOLO

La secuela de Matutinovic

El que fuera seleccionador español de 1990 a 1993 regresa a España para entrenar al Alhambra, que este fin de semana se juega el ascenso a Primera Nacional.

Dragan Matutinovic.
Gorka Leiza

Con sus detractores y defensores, el waterpolo español cuenta en su historia con un punto y aparte desde la llegada de Dragan Matutinovic a la Selección masculina en 1990. Sus militarizados métodos (“en aquella época se entrenaba así, yo no hacía nada distinto”) llevaron al equipo capitaneado por Manel Estiarte a conseguir una plata mundial, una plata olímpica y una playa y bronce europeo, el comienzo de una década de éxitos. “Cuando llegué, España era undécima. Después de mí, ganó todo. Rusia cayó; Alemania, también. España sigue en pie”, declara desde su residencia en Croacia.

El entrenador, de 66 años, regresó a España 27 años después como entrenador del Alhambra, de Segunda Nacional, que este sábado intentará en la piscina Madrid-86 el ascenso a Primera ante El Olivar (10:00). Un estreno atípico para el croata por sus problemas de salud. “El lunes tengo que hacerme unas pruebas del corazón, y he tenido que volver a mi país. Veré el partido y estaré en contacto con el presidente, que hará las veces de entrenador. Creo que somos favoritos y llegamos preparados”, aventuró Matutinovic.

Encantado en Granada (“una ciudad muy bonita”), el que fuera seleccionador se ve “cinco años más en los banquillos” y considera que su nuevo club tiene un proyecto ambicioso. “Me llamó Dani Ballart para decirme que el Alhambra buscaba entrenador. Le dije que me encantaría. A los cinco minutos ya me llamó el presidente. Y cinco minutos después dije que sí. El objetivo es jugar la Liga Premaat en poco tiempo”, declaró.

Waterpolo español, en Barcelona 92.

Waterpolo español, en Barcelona 92.

Declarado en 1999 como mejor técnico del año, Matutinovic no regresó nunca más a España después de su abrupto adiós de la Selección debido a su separación con algunos pesos pesados del vestuario. “Creo que no hubo en España un proyecto que fuera bueno para mí. Llevaba tiempo que quería volver, pero no se dio. Estuve en otros clubes y conseguí muchos éxitos”. Entre ellos, el Olympiakos, con el que fue campeón de Europa.

Como amante del balón amarillo, Matutinovic sigue de cerca las evoluciones de la Selección masculina. “Es una de las favoritas al oro en Tokio junto a Serbia y Croacia. Tienen jugadores similares a los que tenía en mi época. Conseguirán muchos éxitos y David Martín es un gran entrenador”, comentó. Aunque lejos ahora de la elite española, el seleccionador croata pasará este año olímpica al sol de Granada. En una secuela menor de su gran obra en el ciclo de Barcelona 92.