NFL

Las horas más bajas de Arcega

El primer jugador español en ser elegido en el Draft de la NFL apenas está entrando en los planes de los Philadelphia Eagles en su segunda temporada.

Las horas más bajas de Arcega
Bill Streicher USA TODAY Sports

J.J. Arcega-Whiteside no pasa por su mejor momento en la NFL. El primer español de la historia en ser elegido en el Draft cada vez tiene menos protagonismo en su equipo, los Philadelphia Eagles, y su puesto cada vez peligra más en una liga que olvida rápidamente a los jugadores que no consiguen destacar.

Elegido en la segunda ronda del Draft del año pasado (puesto 57), en la que se eligen a jugadores llamados a tener un papel importante en su equipo, J.J. no está cumpliendo con las expectativas generadas a su alrededor. Después de un discreto primer año en la liga (10 recepciones, 169 yardas y un touchdown en 16 partidos), se esperaba que en su segunda temporada diese un paso adelante.

Lejos de ello, el zaragozano cada vez cuenta menos en los planes de los Eagles. Ni su entrenador ni el quarterback titular, Carson Wentz, confían plenamente en él. Al empezar la temporada, Arcega-Whiteside era el quinto receptor en la plantilla de Philadelphia, una mala noticia pero no en demasía, ya que suelen jugar tres a la vez y se cambian frecuentemente debido al cansancio acumulado. Pero, en la práctica, J.J. apenas entra en la rotación de su equipo, que ha perdido dos partidos y ha empatado uno. En el primer encuentro, Arcega estuvo presente en un 41% de las jugadas ofensivas de los Eagles, un dato aceptable. Pero, en los dos últimos partidos, ha ido desapareciendo del césped, entrando sólo en el 23% y 20% de jugadas de ataque, respectivamente.

Y ya no es sólo eso. Cuando está sobre el verde, su presencia tampoco se puede destacar. En los tres partidos de este año, Carson Wentz ha lanzado el balón al español únicamente en dos ocasiones, y en ninguna de ellas ha sido capaz de mantener la posesión. Que un receptor de segunda ronda, en su segundo año en la liga, sólo reciba dos pases en tres partidos, es una muy mala noticia. Por todo ello, J.J. ha recibido recientemente un toque de atención. Hace unos días, los Eagles anunciaron el fichaje del receptor Deontay Burnett, que llegaba desde el equipo de prácticas, y en su primer partido ya recibió tres pases para 19 yardas. Además, en este último encuentro, el español notó unas molestias en el calentamiento que lo lastraron aún más.

En la afición de Philadelphia ya hay quien coloca a J.J. Arcega-Whiteside la etiqueta de bust (se dice cuando un jugador elegido en las primeras rondas decepciona y acaba por fracasar), y duelen especialmente las comparaciones con D.K. Metcalf, otro receptor que pudo ser elegido en lugar de Arcega, pero que acabó cayendo siete elecciones más y en 19 partidos en la NFL acumula 70 recepciones para 1197 yardas y 10 touchdown. Lejos de entrar en comparaciones y debates, J.J. necesita dar un paso adelante en su juego para mantener su puesto en la liga. Aunque, para ello, también necesita que su propio equipo confíe más en él.