UFC

El Guapo is Coming

Juan Espino regresa a la acción, tras casi dos años, este sábado en el UFC 253. El grancanario se enfrenta al estadounidense Jeff Hughes en la Fight Island.

Entrevista a Juan Espino antes de su combate en el UFC 253.
Getty Images

"Ha sido duro saber que estaba en UFC, pasaban los meses, la lesión seguía y debía operarme de nuevo. Una vez estaba recuperado, todos hemos visto lo que ha pasado en 2020... pero sigo motivado para competir, hacerlo contra leyendas y entrar en el Top-15. El deporte es así. Hay épocas buenas y malas. En el deporte he tenido muchas experiencias y ahora solo se me pasa por la cabeza pelear", desgrana Juan Espino a AS desde la Fight Island de la UFC en Abu Dabi. El grancanario, de 39 años, pelea este sábado ante el estadounidense Jeff Hughes. Se meterá en el octágono tras casi dos años (su última pelea fue el 30 de noviembre de 2018), aunque "no es algo que le preocupe".

Espino dedicó 20 años de su vida a la lucha canaria, en la que es una leyenda, es seis veces campeón mundial de grappling y logró ser el único no africano en ser reconocido por el organismo que regula la lucha senegalesa. Esa experiencia le ha ayudado a llevar la situación: tras convertirse en el primer español en vencer en UFC, y además ganar el reality de la compañía, tuvo que pasar dos veces consecutivas por el quirófano para operarse de una fractura en el segundo metacarpiano de su mano derecha.

Una vez recuperado, la pandemia echó por tierra todos sus planes y cuando estaba en las quinielas para pelear en la primera ronda de eventos de la Fight Island, sufrió un corte en un entrenamiento (ayudando al sueco Alexander Gustaffson para su siguiente pleito) que le impidió llegar a esa cita. "En Suecia me sentía muy bien, iba a estar de reserva el 15 de julio, una semana antes de que pelease Joel Álvarez. Hubiese sido muy emocionante, pero no pudo ser. Tras esa última lesión me confirmaron la pelea ante Hughes", reconoce. Pese al tiempo de aviso, su preparación no pudo ser como en su última pelea por las restricciones de entrada en Estados Unidos (la anterior la hizo con el equipo American Top Team en Miami). Aún así, Espino logró hacer un campamento de altura junto con Gaby Sarmiento, Julio Santana y varios peleadores que le estuvieron ayudando en la isla.

Pese a su inactividad, el español es favorito, ya que su oponente solo ha ganado uno de sus últimos cuatro combates. Espino no se fía y avisa: "Hughes es muy valiente y nunca dice que no a una pelea. Venir de derrotas incluso motiva más. No creo que cambie mucho su forma de luchar. Suele ser tranquilo y tiene mucho fondo, por eso he bajado bastante peso. Intento tener una capacidad física superior a la habitual. Su récord no le hace justicia", advierte. Tras 666 días, la UFC verá de nuevo al último ganador de su reality. Como dice el eslogan del español, "El Guapo is coming" y quiere recuperar el tiempo perdido.