FÚTBOL SALA

Ricardinho y el Movistar: "Como todo en la vida, tiene un final"

El portugués colgó un vídeo en redes sociales repasando momentos desde su llegada al club, en 2013. "Fue un matrimonio perfecto, con muchas conquistas".

Ricardinho y el Movistar: "Como todo en la vida, tiene un final"
Sandra Santiago

"Espero hacer grandes partidos aquí. Intentar tiene un gran equipo, una gran historia, y estoy muy contento de jugar en este club", dijo Ricardinho en 2013, cuando fue presentado como nuevo integrante de la plantilla interista procedente del Benfica. Siete años después, se marchó del club y de la ciudad después de que el pasado 1 de julio finalizara su vinculación y tras marcar un antes y un después acompañado de una extraña despedida. Antes de emprender su nuevo reto, elevar a lo más alto al, hasta el momento, humilde ACCS París, el astro portugués colgó un vídeo en su instagram en el que repasa todos sus años en el Movistar con un mensaje de despedida.

"Ha sido un matrimonio perfecto, pero como todo en la vida tiene un final. Un viaje con muchas conquistas, pero es momento de decir adiós y ser grato. Desde ya es hora de empezar a trabajar el futuro", dijo Ricardinho, que en septiembre hará 35 años. Seis Ligas (cinco seguidas), tres Copas de España, tres Supercopas, una Copa del Rey y, especialmente, dos Champions. El club, tras unas temporadas complicadas a nivel de resultados, dio un salto de calidad en 2013 con un jugador que logró cinco de los seis balones de oro que atesora en las filas interistas. 

Sin embargo, su adiós y su despedida no fueron de la mejor manera y más todavía después de todo lo logrado. "Es un final triste que acabó en divorcio", contó recientemente. La relación con el club, deteriorada en la última temporada, se agravó después de que en Navidad, en plena temporada, anunciara su nuevo destino y viajara a París a posar con su nueva camiseta. "Siempre fui honesto y sincero, y anuncié mi decisión con tiempo", reconoció. El club, a diferencia de con otros jugadores que dejan el club, no le dedicó a Ricardinho un comunicado oficial de despedida en redes sociales. Sus últimos días con el club los vivió sentado en las gradas del pabellón Martín Carpena de Málaga mientras sus compañeros ganaban la Liga. Según su técnico, Tino Pérez, el portugués pidió no jugar tras una serie de desencuentros entre entidad y jugador durante la cuarentena. Ahora Ricardinho pasa una (gloriosa) página y empieza otra, en París.