PÁDEL | WPT

Belasteguín: "Soy el primero en reconocer mis errores groseros"

El mejor jugador de la historia acabó disgustado el torneo de hace dos semanas pero regresa a Madrid donde siempre le fue bien "con el objetivo de ganar!

Fernando Belasteguín.

Fernando Belasteguín (41 años, Argentina) pasa por ser el mejor jugador de la historia más allá de los gustos y las apreciaciones personales. Sus números parecen irrepetibles (casi 17 años seguidos siendo el número uno mundial). En Madrid se ha acrecentado su leyenda por la cantidad de veces que ha ganado ("en todo tipo de circuitos profesionales, el anterior (PPT), el de la Federación, el WPT ahora"), aunque hace diez días acabó disgustado del partido de cuartos de final que perdió en tres sets ante la pareja compuesta por Stupaczuk y Sanyo Gutiérrez.

-¿Es posible que haya sido ese encuentro su peor partido desde que juega a la derecha?

-Cometí errores muy groseros, y yo soy el primero que se da cuenta de ello. Me apuré demasiado y tengo que asumir que sólo llevo diez torneos jugando en el drive y aún no tengo los tiros suficientes en esa posición. La gente está acostumbrada a que gane o pierda siempre juegue a un alto nivel, pero en este caso no lo hice. A veces es el rival el que te desarma, pero en este partido concreto fui yo el que no tomo bien las decisiones. Lo positivo es que sé lo que ocurrió y cómo trabajar para solucionarlo.

Este miércoles, con Tapia, se ha clasificado para los octavos de final de mañana al derrotar dos un doble 6-4 a Gadea y Ruiz Remedios; el jueves les toca en suerte una pareja española en su camino en el cuadro: Mártínez Vázquez y Blanco Antelo.

-Da la sensación que en Madrid la pareja Lebrón-Galán es la favorita.

-Esta temporada hay dos parejas a batir en cualquier tipo de pista, Galán y Lebrón, y Lima y Paquito Navarro. Ellos juegan a gran altura y con muchos recursos en todos los ambientes. Ahora bien, yo vengo a ganar; no me conformo con jugar la final, Si me valiese con eso me quedaba en casa. Tengo esa mentalidad, y Agustín Tapia, que es un chico joven que está aprendiendo y con dedicación, también.

-¿Se hace complicado jugar sin público?

-Con ser duro, lo más complicado es la incertidumbre, tanto para el deporte como para los deportistas. No sabemos cuándo vamos a jugar, cuánto va a durar la temporada, dónde iremos dentro de unos días. No podemos planificar, aunque al menos estamos jugando. Para todos se hace muy difícil esta situación. Es lo peor de todo.