LOS SEÑORES DEL AIRE

Los vuelos más altos de la pértiga

El 13 de julio de 1985, Serguei Bubka saltó seis metros. Una barrera física, como tantas otras, que parecía infranqueable. Ahora, el récord está ya en los 6,18 de Armand Duplantis. Yelena Isinbayeva sigue siendo la reina femenina. Aquí están los mejores de la pértiga.

  • Armand Duplantis

    Armand Duplantis, el niño sin límites

    Nació en Lafayette (EE UU), pero compite por Suecia, país de su madre, una antigua heptatleta, que se casó con Greg, un pertiguista. Instalaron un cajetín y una colchoneta en casa y le dieron a Mondo la primera garrocha a los tres años. A los 20, este mismo año, ha batido al récord mundial (6,18 y lo hizo dos veces en una semana) con una facilidad pasmosa. Lo que parecía el cielo para Bubka es una estación de paso para Duplantis, del que se desconoce su techo. Será una de las estrellas en los Juegos de Tokio.

    FOTO: DYLAN MARTINEZ (REUTERS)

    1 / 7

  • Sergei Bubka,

    Sergei Bubka, 35 récords mundiales

    Serguei Bubka (Lugansk, Ucrania, 56 años) marcó una época y rompió todos los límites. Entre enero de 1984 y febrero de 1993 logró superar 35 veces la plusmarca mundial (17 al aire libre y 18 bajo techo). Centímetro a centímetro, pasó de los 5,85 metros a los 6,14. Ahora, es miembro del Comité Olímpico Internacional y aspiró a presidir World Athletics, la Federación Internacional. Con los Juegos Olímpicos tuvo malas experiencias, salvo el oro de Seúl 1988. A Los Ángeles 1984 no acudió por el boicot de la URSS. En Barcelona falló sus tres intentos, en Atlanta se lesionó y en Sídney fue eliminado también.

    FOTO: RUBEN SPRICH (REUTERS)

    2 / 7

  • Lavillenie

    Lavillenie, el francés que borró a Bubka

    El récord de 6,15 metros que estableció Bubka en febrero de 1993 en Donestk (Ucrania) duró la friolera de 21 años... hasta que en esa misma ciudad el Francés Renaud Lavillenie superó en un centímetro la marca en la misma reunión. El francés, campeón olímpico en Londres 2012, ha instalado un foso de pértiga en su casa. Y en el jardín pule su técnica intentando acercarse al nuevo rey, Duplantis.

    FOTO: ANTONIN THUILLIER (AFP)

    3 / 7

  • Steven Hooker

    Steven Hooker, el pelirroo de los 6,06

    El pelirrojo Steven Hooker se proclamó campeón olímpico en los Juegos de Pekín 2008 y es el cuarto hombre que ha conseguido saltar más alto por detrás de Duplantis, Bubka y Lavillenie. Su mejor marca fueron los 6,06 que logró en el 7 de febrero del 2009 en Boston. El australiano fue un gran animador de los concursos. La genética fue su aliada: su madre, Erica Hooker, participó en los Juegos de Múnich 1972 en longitud.

    FOTO: LOIC VENANCE (AFP)

    4 / 7

  • Maksim Tarasov

    Maksim Tarasov, campeón en Barcelona 1992

    En Barcelona 1992, el destinado a llevarse la gloria era Serguei Bubka. Pero los laureles y el oro se los puso Maksim Tarasov. El ruso, que competía con el Equipo Unificado (ante la desaparición de la URSS), templó los nervios ante los tres fallos del ucraniano y se proclamó campeón olímpico. Su mejor marca son los 6,05 que logró en 1999 en Atenas.

    FOTO: JOSE MANUEL RIBEIRO (REUTERS)

    5 / 7

  • Yelena Isinbayeva

    Yelena Isinbayeva, la zarina rusa

    La irrupción de esta espectacular deportista fue meteórica. Llegó a la pértiga tarde, con 15 años, porque en su deporte preferido, la gimnasia, no tenía futuro a causa de sus 1,74 de altura. Sin embargo, parece que su anterior deporte la ayudó a desarrollar una técnica perfecta de salto que es considerada la mejor de la historia. En su primera temporada en su nuevo deporte, con 16 recién cumplidos, ya saltó 4 metros. De la mano de Vasili Petrov, el mismo entrenador que Bubka, dominó la pértiga femenina hasta su retirada en agosto de 2013. Un año después tuvo a su hija Eva y quiso regresar a la competición para ganar su tercer oro olímpico en Rio 2016. Su récord de 5,06 (Zúrich, 2009) sigue vigente. En su carrera ganó dos oros y un bronce olímpico, además de tres oros y un bronce en los Mundiales de atletismo.

    FOTO: FABRICE COFFRINI (AFP)

    6 / 7

  • Jennifer Suhr

    Jennifer Suhr, a la sombra de Isinbayeva

    La neoyorquina Jennifer Suhr es quien más se ha acercado a Isinbayeba, al superar el listón en 5,03 (a tres centímetros del récord de la rusa) en 2016. Iba destinada a ser una buena base de baloncesto y todavía tiene el récord anotador en la Robert Wesleyan University, pero se decantó por la pértiga. Se proclamó campeona olímpica en Londres 2012 y fue plata en Pekín 2008.

    FOTO: Ian Walton (Getty Images for IAAF)

    7 / 7

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.