GIMNASIA

La dura denuncia de Becky y Ellie Downie: "Los abusos estaban normalizados"

Las dos gimnastas británicas relataron los episodios que han vivido a raíz de la denuncia de otras compañeras sobre abusos por parte de algunos de sus entrenadores.

Becky Downie y Ellie Downie posan antes de un evento del equipo olímpico de Reino Unido.
HANNAH MCKAY REUTERS

Becky y Ellie Downie, dos de las grandes figuras de la gimnasia británica y mundial, han querido sumarse al movimiento de denuncias de abusos en la gimnasia de Reino Unido tras las confesiones realizadas por varias de sus compañeras en los últimos días. A través de una carta publicada en las redes sociales Becky Downie ha querido destacar que el comportamiento "cruel" que recibían por parte de algunos técnicos "estaba tan arraigado en nuestra vida cotidiana que se normalizó por completo.

Las hermanas Downie denuncian también que tuvieron que hacer frente a un "ambiente de miedo y abuso verbal" en la que se recogen acciones como críticas a su peso y actitud y sus niveles de sobreentrenamiento que desencadenaron en varias lesiones.

De hecho Ellie ha revelado que no comía ni bebía nada la noche antes del pesaje. De hecho un entrenador le llegó a decir que ojalá los analgésicos que estaba tomando Downie durante una lesión fueran pastillas para delgazar. "Creo que el enfoque sobre mi peso dejará heridas que nunca se curarán", lamentó Ellie Downie, que denunció haber sufrido mucha presión por su peso. "Un nutricionista me dijo que le diese diarios alimentarios de todo lo que comía y que le enviara fotos mías en ropa interior para asegurarse que no le mentía. En un campeonato nacional me llegaron a decir que perdiera 6 kilos en dos semanas "o habría consecuencias". Downie también hizo este alegato. "Aunque las experiencias cambien, durante mucho tiempo la salud y el bienestar de las niñas han sido un tema secundario en una cultura anticuada, cruel y a veces ineficaz en el entrenamiento de la gimnasia femenina".

Por su parte la presión de los entrenadores repecurtió en Becky Downie y también en su condición física. "He entrenado hasta colapsar. En los ultimos años he entendido el impacto mental que esto ha tenido en mí. En un campeonato nacional de 2018 di mi opinión sobre que creía que mi entrenamiento no era seguro. Me dijeron que era 'mentalmente débil' y que los niveles de dolor de mi lesión estaban solo en mi cabeza. A los 12 días, en los campeonatos de Europa, mi tobillo se rompió".