BOXEO

Golovkin pasa de Canelo

Gennady Golovkin aseguró en una entrevista en Sport Ilustrate que antes de una pelea con el mexicano cumplirá su palabra ante el retador oficial, Kamil Szeremeta.

Golovkin peleará primero con Szeremeta y después con Canelo.
AFP

El boxeo empieza a despertar y la visión que ahora tenemos de los próximos meses es diferente a la que teníamos semanas atrás. Parecía que una vez que se recuperase la actividad iban a sucederse los grandes combates. Los habrá, pero en su mayoría los grandes nombres buscarán algo antes de un cartel grande. Lomachenko y Teófimo López pelearán en septiembre, Inoue tendrá su unificación con Casmiero también para final de verano... y Canelo Álvarez quiere volver en septiembre. Su idea primigenia era: Saunders en mayo y Golovkin en septiembre. Dos grandes peleas y que venderían, pero todo se ha ido al traste.

La pelea ante el británico ni si quiera llegó a anunciarse debido a la pandemia de coronavirus. El polémico vídeo de Saunders (que podría traerle sanción de la Comisión Británica y de la WBO) parece que ha le ha apartado del camino del mexicano. El siguiente paso era fácil: Golovkin. Pero parece que no lo será. Hace unas semana, el entrenador del kazajo dijo que había rechazado la oferta de la trilogía. Ahora, es el propio púgil quien lo reitera en una entrevista en Sport Ilustrated. "Me comprometí antes de la situación que ha ocurrido con el coronavirus. Estoy hablando de mi pelea con Kamil Szeremeta (retador oficial IBF). Tengo la intención de mantener mi palabra. Una vez que la situación cambie tengo la intención de tener esa pelea primero. Canelo evitó en mayo de 2020. Por eso seguí mi camino. Tengo mi propia carrera y pensé: '¿Cuánto debo esperar?'", afirmó.

Sin duda las palabras despejan cualquier atisbo de pelea, aunque en el boxeo hasta el último momento todo puede ocurrir. Esta entrevista ha desatado mucha rumorología en Estados Unidos. ¿Perdió confianza GGG ante Derevyanchenko? Sin duda decisión llama la atención, mas cuando lleva mucho tiempo persiguiendo esa trilogía. Además, la pelea con Szeremeta es muy peligrosa. Si gana fácil le criticarán, si le cuesta perderá caché y si pierde puede despedirse de verse con Canelo. Es una opción arriesgada, pero es la que ha tomado.

Por su parte, Canelo se queda en una situación nueva y va tachando posibles rivales en su lista. Demetrius Andrade tiene otro combate casi cerrado, anunció Paco Valcárcel, presidente de la WBO, en el podcast Boxeo a la Carrera y la opción de Saunders es "poco probable". Por tanto, le tocará mirar más allá, ganando fuerza el nombre de Callum Smith, con quien ya se rumoreó una pelea hace meses y que podría darse en Inglaterra. De momento son castillos en el aire. Lo único cierto es que ahora es Golovkin el que le dice a Álvarez que no quiere pelear.