POLIDEPORTIVO

Tensa aprobación de la propuesta para modificar la ley contra la violencia en el deporte

El Senado aprobó tras un bronco debate la toma en consideración de una proposición de ley que modifica la vigente desde 2007 para erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia.

Tensa aprobación de la propuesta para modificar la ley contra la violencia en el deporte
EUROPA PRESS/R.Rubio.POOL

El pleno del Senado aprobó tras un bronco debate la toma en consideración de una proposición de ley que modifica la vigente desde 2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, para erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia en este ámbito. Por iniciativa del grupo parlamentario Esquerra Republicana-EH Bildu, la cámara respaldó con 161 votos, ninguno en contra pero cien abstenciones la modificación de la ley 19/2007 de 11 de julio, después de una tensa sesión en la que los senadores populares llegaron a abandonar la sala cuando intervenía el portavoz de Izquierda Confederal, Eduardo Fernández, tras llamadas al orden de la presidenta, Pilar Llop.

El momento de mayor tensión se produjo después de que el portavoz de Vox, Jacobo González, mostrara su sorpresa porque la propuesta la hicieran "los dos partidos que más odio han generado en España" y cuando estaba en el uso de la palabra el senador Fernández (Más Madrid), quien dijo que "nunca se ha suspendido un evento deportivo porque se ha llamado maricón a un jugador, pero sí se ha supendido por llamar fascista a un jugador". "Esta hipocresía confunde permanentemente al que discrimina con el discriminador, al que defiende la violencia de género con el que la comparte, al homófobo con el que está pidiendo libertades, no se puede equiparar el fascismo con el antifascismo (...) los intolerantes, los fascitas quieren introducir la división y discriminación y precisamente por eso señor Maroto y señores del partido Popular no entiendo cómo ustedes se pueden sentir ofendidos por las palabras que ha dicho la senadora de mi grupo. No se puede tener la mano tan larga y la piel tan fina y al día siguiente rasgarse las vestiduras cuando gobiernan con los fascistas. No se puede llamar terrorista a sus oponentes políticos...", prosiguió en mitad de una fuerte bronca mientras la presidenta hizo dos llamadas al orden y los senadores populares abandonaron la sala tras reclamarle que retirara sus palabras.

El debate se reanudó con la intervención de la senadora de Ciudadanos, Carlota Santiago, que mostró el respaldo a la iniciativa, aunque pidió a Bildu que "empiece por condenar la violencia y las agresiones" y cuestionó que los proponentes sean quienes "convierten acontecimientos deportivos en lugares de reivindicacion política y odios a símbolos nacionales". En nombre del PP, Ana Isabel Alós, anunció después la abstención de su grupo en la votación y tras pedir disculpas a la presidenta por lo ocurrido habló de provocaciones explicó que no se daban las circunstancias para votar a favor de una propuesta de EH-Bildu incluida en el orden del día por iniciativa del PSOE "tras la firma de un acuerdo bochornante para la prórroga del estado de alarma" entre éste y Bildu".

Antes de todo esto la senadora Elisenda Pérez defendió la iniciativa, con el propósito de avanzar hacia una práctica deportiva inclusiva y respetuosa con la diversidad y garantizar el principio de igualdad de trato en el deporte. Tras recordar que la misma ya fue aprobada por unanimidad hace tres años, aunque no se llegó a tramitar antes de la finalización de la legislatura, aseguró que la norma vigente dese 2007 "se ha quedado corta" y apostó por "acciones normalizadoras" y por aprovechar el papel del deporte como enorme transmisor de valores como igualdad y libertad "para normalizar la diversidad sexual".

"El odio hacia lo distinto no es un hecho aislado, no debemos dejar de combatirlo" dijo para reclamar "una respuesta definitiva al colectivo LGTBI y a toda la sociedad". La pospuesta de modificación que pasará al Congreso introduce variaciones en artículos como un nuevo epígrafe en el 1 para eliminar la homofobia, la bifobia y la transfobia, la discriminación de las personas lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales así como garantizar el principio de igualdad de trato en el deporte.

Según el texto, "se entiende por homofobia, bifobia y transfobia y discriminación de las personas LGTBI de forma directa e indirecta toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de orientación sexual, identidad de género o expresión de género que tenga por objeto o resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad de los derechos humanos y libertades fundamentales". También las que "atenten contra su dignidad o su integridad física o psíquica o de crearle un entorno intimidador, hostil, denigrante, humillante ofensivo o molesto en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquier otra de la vida pública".

La norma prohibirá la exhibición y elaboración de pancartas banderas u otras señales que inciten a la violencia contra personas por razón de su origen racial o étnico, su religión o convicciones su discapacidad, edad sexo, la orientación sexual, identidad de género o expresión de género También añade un nuevo apartado en el artículo 20 relativo a la implicación de la Comisión Antiviolencia para que lo haga "directamente en la lucha contra la discriminación de las personas lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales con la prevención de conductas, acciones concretas y la supervisión de buenas prácticas de sensibilización de clubes, agrupaciones y federaciones".