KÁRATE

Quintero, sobre la reapertura del CAR: "Me he levantado nervioso, parecía que iba a competir"

El karateca español Damián Quintero, número uno del mundo en la modalidad de kata, ha reconocido que se ha levantado "nervioso" por saber que iba a volver a los entrenamientos.

Quintero, sobre la reapertura del CAR: "Me he levantado nervioso, parecía que iba a competir"
Twitter Damián Quintero

El karateca español Damián Quintero, número uno del mundo en la modalidad de kata, ha reconocido que se ha levantado "nervioso" por saber que iba a volver a los entrenamientos este lunes en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid, y ha apelado a controlar "las ansias" por recuperar la forma física, algo "imposible" de hacer "en dos días".

"Hemos bajado muchísimo el ritmo, pero llevamos los entrenamientos como podemos. Hoy vuelvo a casa, al CAR, estoy supercontento. Me he levantado incluso nervioso, parecía que iba a competir. Se nota la diferencia entre entrenar en un sótano de 15 m2 y en 200 m2 de tatami. Se me había olvidado la sensación de lo que es este tapiz", señaló en declaraciones a los medios de comunicación desde el CAR.

Además, explicó que deben tener precaución por la subida de la temperatura y las ansias por recuperar la forma. "Hay que ir poco a poco, no estresarnos con subir mucho el ritmo porque puede ser perjudicial por las lesiones. No hay ninguna competición, por lo que hay que hacer una pretemporada bien larga ahora", manifestó.

"El ansia que tenemos de volver, de entrenar al 100%, porque hemos perdido dos meses. Hay que controlar esas ansias. Por eso estamos tan cansados, tan estresados por recuperar la forma física, y eso es imposible hacerlo en dos días. Dos meses que hemos perdido en casa son como cuatro o cinco meses de trabajo duro, pero hay que ir poco a poco, porque en karate no tenemos nada a la vista hasta finales de año o principios del año que viene", subrayó.

Por último, el malagueño valoró las medidas de seguridad y distanciamiento en las instalaciones. "Aquí en el CAR de Madrid siempre hay comodidades y nos acoplamos a lo que sea. Con que nos dejen venir a entrenar, estamos contentos. Si nos tienen que revisar siete veces la temperatura o hacernos 40 test, adelante, es lo lógico, por nosotros mismos y por la gente que trabaja aquí", finalizó.