WWE

WrestleMania 36: "Demasiado grande para una sola noche"

La WWE es de las pocas empresas deportivas que no ha cesado su actividad por el coronavirus. Para su mayor evento anual presentará importantes cambios.

Previa de WrestleMania 36.
WWE

"Demasiado grande para una sola noche". Así define la WWE su mayor show de 2020, WrestleMania 36. El eslogan viene a posteriori, ya que como es habitual en los últimos años, el evento estaba programado para mañana, en el estadio Raymond James de Tampa (Florida) ante 70.000 espectadores. Debido a la pandemia de coronavirus, la mayor compañía de lucha libre del mundo tuvo que variar sus planes. Se vio obligado a hacerlo también con sus programas semanales. Todos se trasladaron al Performance Center de Orlando, un recinto de 2.400 metros que la WWE utiliza para desarrollar a sus estrellas de futuro y que cuenta con un pequeño pabellón que ha sido su tabla de salvación.

Sin público en directo, un evento de más de siete horas de duración (la compañía anunció que serán 4 horas y 15 minutos por día) podía hacerse demasiado largo, de ahí que WWE optase por repartirlo entre el sábado y el domingo (ambos días empieza a las 00:00 y se puede seguir en WWE Network). Un formato inédito al que los luchadores han intentado acostumbrarse en los últimos shows semanales. "Los combates tendrán la misma energía que si hubiesen tenido miles de fans", promete uno de los protagonistas, Bobby Lashley. Con nombres como Undertaker, John Cena, Edge, Becky Lynch o Brock Lesnar el espectáculo está asegurado, pero aún así todo será extraño.

Los combates ya están grabados debido a la cuarentena obligatoria que pesa en el estado de Orlando y tendrán algunas bajas, como de Roman Reigns, que al haber superado una leucemia hace un año no quiso arriesgarse con el virus y se quedó en casa. Otros luchadores, según apuntan diferentes medios estadounidenses, no participarán porque al entrar a las grabaciones tenían fiebre, aunque la empresa no ha confirmado ningún nombre. Han cuidado cada detalle desde la WWE. También las filtraciones, por eso algunos combates tienen grabados dos finales y tampoco se sabe el órden que tendrán. Todo por salvar el evento, porque pese a todo, la WWE no para.