BALONMANO

Muratovic: "Si la gente muere, el balonmano no importa"

El montenegrino del Cangas, que llegó a España en 2003 y se ha afincado en Galicia, supone que "la temporada no puede acabarse"

Muratovic: "Si la gente muere,
el balonmano no importa"

Llegó a España en 2003, para jugar en el Cangas, donde era una prometedora figura montenegrina que pasó al Valladolid y luego a la Bundesliga alemana con unos de los traspasos más importantes de la época (700.000 euros). Una lesión en el hombro truncó su carrera en Alemania; estuvo cuatro años sin jugar y otra vez volvió al Cangas, para echar una mano. Es Alen Muratovic, que a sus 40 años (1979) renueva temporada a temporada tomándose un café y aprentano la mano de su amigo Manolo Camiña, "uno de esos tipos que paga lo que promete, aunque sea poco, y nunca te falla", presidente del Cangas.

"Ya tengo cuarenta, ya tengo que preguntar si quieren contar conmigo; ya no sé que pasará la próxima temporada. Así es. Soy un viejo que cumple la cuarentena cuidado a sus dos hijos, jejeje", ironiza Muratovic, uno de los jugadores más admirados de la Liga porque fue capaz de superar una lesión inhabilitante y asentarse definitivamente "en un pueblo pequeño, en un club con pocos medios, pero con mucha ilusión".

¿Se acabará la Liga? "Vaya pregunta. ¿A quién le puede importa el balonmano cuando hay gente que muere por esta pandemia? Ahora mismo es lo que menos me interesa. Y no entiendo que haya tanto interés por eso, cuando sabemos que es imposible acabarla".

Muratovic es el segundo máximo goleador histórico de a Asobal entre los jugadores en activo, detrás de Raúl Enterríos, y señala que "no sé por qué en España hay tanta polémica; en otros países, como Alemania, han decidido que si la Liga no se acaba no hay descensos, pero aquí parece que hay muchos intereses en juego".

Su preocupación es "la pandemia", y recuerda que en Montenegro "la gente también está confinada; hay menos casos pero es que es un país muy pequeño", y se mantiene en que "el deporte profesional no tiene sentido cuando la gente está deprimida y asustada".