NATACIÓN

Macedo, de nadador a antídoto contra el Covid-19 en Brasil

El olímpico en Río 2016 y medallista mundial, licenciado en Medicina, trabaja 80 horas a la semana en varios hospitales para ayudar a los enfermos por coronavirus.

Cesar Cielo, Felipe Franca Silva,  Marcos Macedo y Guilherme Guido.
MARWAN NAAMANI

Mientras el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, le resta importancia a los efectos del Covid—19 (“Hay que acabar con esa crisis de histeria. Brasil no va a parar”), los hospitales empiezan a apilarse de gente infectada. Lo explica Marcos Macedo, nadador de 29 años, olímpico en los Juegos de Río en 2016 y medallista en el Mundial de piscina corta de Doha en 2014. “Ahora que el virus es comunitario no sabemos quién es asintomático y quién no. Y las precauciones son las mismas. Es como si todos los pacientes fueran contaminantes potenciales”, explica para el portal UOL.

Licenciado en Medicina en 2018, Macedo abandona la natación para dedicarse en cuerpo y alma a su otra pasión. La Sanidad en Brasil es precaria también en sueldos, y para ganarse la vida tiene que alternan su beca de interno en los hospitales públicos con los privados. En total, Macedo trabaja 80 horas a la semana. “Es una situación que nunca pensé que viviría, una epidemia de esta magnitud, que detendría a un país. Que moviliza el mundo. Nunca se me pasó por la cabeza que iba a enfrentarme a esto. Pero no hay miedo. Me siento obligado a poder ayudar. No es una obligación, es una responsabilidad”, comentó.

Según los últimos datos, Brasil registra 3900 casos y 115 muertes, aunque la heterogeneidad del país y las nulas medidas de prevención que se están tomando auguran un futuro más descorazonador con esta pandemia. “Nos estamos adaptando, aún estamos en fase de conocer”, comentó. “Estoy completamente a favor de las medidas de cuarentena. Hasta ahora, todos los países que han escapado con una incidencia y mortalidad bajas han podido lograr el aislamiento antes, como Singapur, solo por mencionar un ejemplo. Si no tenemos un sistema de salud con suficientes camas y equipos para tantas personas enfermas, la única medida plausible es evitar que haya enfermos”, valoró.