JUEGOS OLÍMPICOS

Las leyendas del fútbol en JJOO

Grandes jugadores en la historia representaron a su selección en unos Juegos en los diferentes formatos adoptados. El aplazamiento amenaza a la Olímpica.

Las leyendas del fútbol en los Juegos Olímpicos.

Ya es oficial. Este verano no habrá Juegos Olímpicos por la propagación del coronavirus y la dificultad de los deportistas de entrenarse en situación de confinamiento. Una noticia, desde luego, necesaria dada la situación actual, pero que también compromete a una importante cantidad de deportistas que veían en esta cita olímpica una de sus últimas oportunidades de tocar la gloria antes de retirarse. En el fútbol, no sucede lo mismo. Con el fin de que no eclipsara al resto de deportes y que los JJOO no adoptaran más valor que el Mundial, se adoptó la drástica decisión de que solo pudiesen competir jugadores Sub-23. Ahora, esta crisis pone en entredicho a la generación española y podría dejar sin Juegos a futbolistas de élite que ya no tendrán más oportunidad si no hay matiz de la organización por el inesperado giro de tuerca. Unos Juegos que, a pesar de todo, han acogido a muchos de los mejores jugadores de todos los tiempos...

Nombres para la historia

Si bien el fútbol ha dejado a un lado su reinado cada cuatro años para el mayor acontecimiento deportivo del mundo, son muchas las leyendas que no se han resistido a participar en la cita olímpica. Eso sí, la mayoría de ellos lo hicieron en los primeros años de su carrera, cuando nadie apuntillaba a que estarían en los libros históricos. Algunos de ellos: Zamorano, Bebeto, Puskas, Neymar, Messi, Ronaldinho, Romario, Roberto Carlos, Lev Yashin, Pirlo, Ronaldo... También de menor nombre, pero que, posteriormente han tenido una carrera brillante: Tévez, Riquelme, Mazinho, Guardiola, Agüero, Di María, Gilardino, Raúl...  No es de extrañar que Mbappé o Sergio Ramos quieran participar y dejar su sello en el relato de los Juegos Olímpicos.

¿Por qué no juegan las selecciones absolutas los JJOO?

Pese a ser ya costumbre, no siempre los Juegos Olímpicos reunieron únicamente a futbolistas Sub-23. De hecho, empezaron a jugarlo las selecciones absolutas, si bien el fútbol profesional no estaba generalizado en el planeta. Fue en 1924 cuando el fútbol de la cita olímpica empezó a ser gestionado por la FIFA. También en 1928. Pero fue entonces cuando se creó el Mundial, lo que provocó, en busca de no eclipsar un torneo con otro, que en Los Ángeles 1932 no se disputase la categoría. 

Pirlo, durante los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Regresó, eso sí, en 1936, pero había una gran distancia entre la postura del Comité Olímpico y la visión de la FIFA, deseosa de explotar al máximo su producto: la Copa del Mundo. Así, en 1952, las selecciones pasaron a ser amateurs, salvo contadas excepciones. Con el paso del tiempo, el formato ha ido evolucionando hasta las plantillas Sub-23 con tres mayores de la actualidad. Aun así, son muchos los futbolistas de élite que se han atrevido a representar a sus países.

El truco del bloque soviético

De 1952 a 1980, selecciones del bloque soviético y Europa Oriental arrasaron en los Juegos Olímpicos. El motivo es que FIFA y COI acordaron que solo pudieran participar futbolistas amateur. Para aquella época, todos los jugadores de estos países no eran considerados profesionales, sino más bien miembros de sus ejércitos pese a que se dedicaran única y exclusivamente al fútbol. Así pues, aprovechando las concesiones de sus estados, los países socialistas sumaron ¡¡23 de 27 medallas!!, lo que acabó provocando un nuevo cambio de formato tantos años después.

Aquella tremenda desigualdad deportiva dejó selecciones inolvidables. Hungría no tuvo rival en Helsinki 1952. Tras ello, Puskas, su gran estrella, dijo que su fútbol "comenzó a fluir con poder real". Czibor, Kocsis... Nombres para la historia participaron en goleadas impactantes como los seis goles anotados ante Suecia o los siete ante Turquía. Ni siquiera la Yugoslavia de Bobek, Zebec, Boskov o Beara les pudo hacer frente.

"Nuestro fútbol comenzó a fluir con poder real"

Puskas, tras el oro en 1952

Los años posteriores no fueron más que un reparto de oros entre las grandes potencias futbolísticas de aquel formato. En Melbourne 1956, triunfó la URSS con Lev Yashin, Tishchenko, Mujic o Papec. Cuatro años más tarde, en Roma, arrasó Yugoslavia con Galic y Kostic estelares. La Dinamarca de Harald Nielsen es la que más cara plantó. Tokio 1964 volvió a llevar a lo más alto a Hungría, ya sin Puskas, pero con Farkas, Bene, Orosz o Palotai de referencias. En el 68 ganó el oro Hungría; en el 72, Polonia; en el 76, Alemania Oriental; y cerró el formato en el 80 Checoslovaquia.

Absolutas vs. Juveniles

El COI tuvo que tomar una drástica decisión de cara a los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. Anteriormente, solo se permitía la participación de selecciones amateurs, lo que le quitaba interés. Por ello, FIFA y Comité Olímpico llegaron a un acuerdo para que los continentes con menos potencial futbolístico pudieran presentar a sus selecciones absolutas, mientras que los miembros de UEFA y Conmebol tendrían que presentar plantillas de jóvenes sin participación en el Mundial. 

A pesar de ello, fueron las selecciones jóvenes las que se impusieron en los dos Juegos en los que estuvo vigente aquel formato. La Francia de Guy Lacombe fue la campeona en el 84, con la plata para la Brasil de Dunga y el bronce para la Yugoslavia de Stojkovic o Ivkovic. En el 88, fue la URSS la que se llevó el oro con Dobrovolski como gran estrella y hombres como Mykhaylychenko o Tyshchenko en la lista. Brasil, con Romario, Mazinho o Bebeto, se llevó la plata. La Alemania de Klinsmann se hizo con el bronce.

Los Juegos Sub-23

Los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 fueron los primeros en introducir el formato actual: selecciones Sub-23 con la excepción de tres futbolistas mayores tras el éxito de los dos Juegos anteriores. Aun así, los equipos presentados incluían jugadores que han terminado sus carreras como grandes estrellas mundiales. Mismamente, en la cita olímpica en España, la Selección se hizo con la medalla de oro con una plantilla compuesta por Luis Enrique, Kiko Narváez, Pep Guardiola, Cañizares, Abelardo, Amavisca... Polonia se llevó la plata y Ghana, el bronce.

España celebra un gol en los JJOO de 1992.

Cuatro años más tarde, en Atlanta 1996, Nigeria dio la sorpresa comandada por Amunike. Por el camino se quedaron dos colosas como Argentina y Brasil, que completaron el podio. Simeone, Gustavo López, Zanetti, Ayala, Hernán Crespo (pichichi) eran nombres destacados de la albiceleste. La 'Canarinha' tampoco se quedaba atrás: Rivaldo, Ronaldo, Bebeto, Roberto Carlos, Dida, Flavio Conceiçao formaron una escuadra inolvidable que no pudo llevarse el oro. Raúl o Santi Denia formaron parte de la lista española.

Sidney 2000 condenó a una cruel plata a España, con Xabi, Gabri, Puyol, Tamudo, Albelda, Marchena o Capdevila como cabezas de lista. Ganó Camerún, con dos viejos conocidos como Eto'o y Kameni en plantilla. El bronce se lo quedó la Chile de un Iván Zamorano, de 33 años. Además, fue el pichichi de la competición con seis dianas. La Brasil de Ronaldinho cayó en cuartos con la posterior campeona.

Carlitos Tévez fue la gran figura de Atenas 2004. No solo por sus ocho tantos, sino por el decisivo en la final que llevó a Argentina a ganar el oro. Ayala, Mascherano, Saviola o Lucho González fueron una gran compañía para él. Paraguay se hizo con la plata e Italia, con Pirlo, De Rossi o Gilardino, sumó el tercer metal. España no logró la clasificación.

Neymar, uno de los grandes protagonistas de los dos últimos Juegos Olímpicos.

2008 coronó de nuevo a Argentina con un once de ensueño formado por hombres como Riquelme, Di María, Agüero, Gago o Lionel Messi. Brasil, bronce, también reunió a una plantilla de élite con Pato, Ronaldinho, Diego RIbas, Marcelo, Thiago Silva... Curiosamente, el pichichi Giusseppe Rossi cayó en cuartos de final.

En Londres comenzó la andadura de Neymar, uno de los futbolistas más comprometidos con la causa olímpica. Eso sí, no pudo llevarse el oro. Lo hizo la México de Gio Dos Santos, Peralta, Raúl Jiménez o Héctor Herrera. Tuvo que superar en la final a Brasil, con el astro del PSG, Thiago Silva, Marcelo, Óscar, Pato, Ganso, Hulk... También viajó a Inglaterra Mohamed Salah, autor de tres tantos en el torneo.

Encontró el premio del oro Neymar en 2016. Además, con el gol de la final para una selección con Marquinhos o Gabriel Jesús como referentes junto al atacante. Peleó Alemania la final con Sule, Brandt, Goretzka o Gnabry en el 'roster'. Son, con Corea del Sur, también firmó un buen papel; Obi Mikel y Etebo, en Nigeria, se llevaron el bronce.

Palmarés de los Juegos Olímpicos

Año y sede Oro Plata Bronce
1908, Londres Reino Unido Dinamarca Países Bajos
1912, Estocolmo Reino Unido Dinamarca Países Bajos
1920, Amberes Bélgica España Países Bajos
1924, París Uruguay Suiza Suecia
1928, Ámsterdam Uruguay Argentina Italia
1932, Los Ángeles No se disputó por la creación del Mundial
1936, Berlín Italia Austria Noruega
1948, Londres Suecia Yugoslavia Dinamarca
Selecciones amateurs
1952, Helsinki Hungría Yugoslavia Suecia
1956, Melbourne Unión Soviética Yugoslavia Bulgaria
1960, Roma Yugoslavia Dinamarca Hungría
1964, Tokio Hungría Checoslovaquia Alemania
1968, Ciudad de México Hungría Bulgaria Japón
1972, Múnich Polonia Hungría Alemania Democrática y Unión Soviética
1976, Montreal Alemania Democrática Polonia Unión Soviética
1980, Moscú Checoslovaquia Alemania Democrática Unión Soviética
Selecciones absolutas y juveniles
1984, Los Ángeles Francia Brasil Yugoslavia
1988, Seúl Unión Soviética Brasil Alemania Federal
Formato actual: Sub-23
1992, Barcelona España Polonia Ghana
1996, Atlanta Nigeria Argentina Brasil
2000, Sidney Camerún España Chile
2004, Atenas Argentina Paraguay Italia
2008, Pekín Argentina Nigeria Brasil
2012, Londres México Brasil Corea del Sur
2016, Río de Janeiro Brasil Alemania Nigeria