Día Internacional de la Mujer

Mujeres para el deporte

MUJER Y DEPORTE

Las deportistas no renuncian a ser madres

Cada vez son más las que, con su lucha y ejemplo, tratan de derribar ese Everest de la conciliación de la mujer en el deporte.

0
Las deportistas no renuncian a ser madres
DIARIO AS DIARIO AS

"Ayuda que para el niño la pista es su medio natural". Mientras Isabel Macías (Zaragoza, 1984) habla, de fondo, como si así confirmara, se escucha a su hijo, Flaquito, de camino al campeonato de España de Ourense. "Esa es mi suerte, que se ha adaptado bien a este entorno", dice. Su hijo, tres años, ella atleta y un referente cuando se habla de conciliación y deporte. En octubre de 2018, a raíz de un recurso interpuesto por ella, el CSD dictó una resolución que abría una puerta hasta entonces sellada: que el embarazo, parto y maternidad en deportistas de alto nivel (DAN) se equiparaban a la baja médica. Una apertura para la historia. "Gracias a la buena labor legal de Javier Ten y la sensibilidad tanto de María José Rienda (entonces presidenta) como de Mariano Soriano, esa incorrecta interpretación no se volverá a hacer. Pero no quería ir sólo al tema administrativo, sino a la incertidumbre que supone deportivamente", escribía Isabel en su blog (isabelmaciasblog.com) un octubre después. SuperMum se titulaba la entrada. Hablaba de los Mundiales de Doha 2019 y es un alegato a la conciliación. El foco sobre Shelly Ann Fraser-Pryce y su oro en 100 metros. "Como mujer y madre hubo un gesto reivindicativo que me caló". Que Fraser-Pryce recuperara "el trono en la velocidad" dando la vuelta de honor con alguien en sus brazos. Su hijo, Zyon, de dos años. Tres meses se lleva con el hijo de Isabel Macías.

Allyson Félix y Liu Hong también fueron símbolos en Doha. Oros las dos (en 4x400 mixtos y marcha), oros después de ser madres. "Félix hizo público el problema de conciliar la maternidad y el alto rendimiento, así como los errores del sistema cuando levantó la polémica por su denuncia contra Nike por la rebaja en su contrato por el parón en su carrera", detallaba Macías. "En The New York Times llegaba a hablar de que la maternidad para una atleta podía ser considerada por muchos como el beso de la muerte y el principio del fin de una carrera".

¿Cómo es el día a día de Isabel en las pistas? ¿Nota cambios en la conciliación? "Cuando tú entrenas a otros es más fácil, pero cuando entrenas tú, no. Es difícil compaginarlo con el alto rendimiento". "Cuando yo entreno estoy pendiente y, fíjate, ¡casi es mejor cuando son más pequeños, están en el carrito y no se mueven!". Cada vez se ven más en las pistas. "Ese era mi miedo al principio, que no veía a nadie con el mismo problema". Poco a poco más carritos, más niños adaptados a las pistas. Las deportistas ya no renuncian a ser madres. Isabel Macías, olímpica en Londres y subcampeona de Europa en 1.500 en 2013, en febrero se impuso en la prueba de 800 metros del Ciudad de Zaragoza y corre tras Tokio. Clasificarse para los Juegos como Lilí Fernández en voley playa, tras ser madre. Y Teresa Portela. "Sé que es muy complicado", musita Isabel. Tras un año de inactividad. La mínima está en 4:04.20. Necesita igualar su récord personal en 1.500 (4:04.80). "Suena utópico pero no imposible". Y menos para una luchadora como ella.

LILIANA FERNÁNDEZ, UNA MAMÁ OLÍMPICA EN TOKIO

Para Teresa Portela (37 años), los de Tokio serán sus sextos Juegos. Naira, su hija, tiene cinco años. Saúl, el hijo de Lilí Fernández (32 años) tiene dos. Ella logró su clasificación para los Juegos (junto a Elsa Baquerizo) en la fase final del Preolímpico de Haiyang (China). Serán los terceros. Pero a la vez los primeros junto a Saúl. "El CSD, Comité Olímpico Español (COE) y patrocinadores me apoyaron cuando me quedé embarazada. No me sentí discriminada por ser madre, todo lo contrario", confesó a AS. La conciliación es "muy difícil". Pero está dejando de ser imposible.

Ellas son ejemplo.