MUJER Y DEPORTE

La Universidad, horas extras en el reto olímpico

Mireia Belmonte y la mayoría de deportistas compaginan la élite con sus estudios, que se suelen prolongar el doble de lo establecido por la exigencia.

La Universidad, horas extras en el reto olímpico
DIARIO AS DIARIO AS

Entre la piscina y el gimnasio, recluida en una habitación del CAR de Sant Cugat o del CAR de Sierra Nevada, Mireia Belmonte perfila los trabajos a distancia del Grado de Márketing y Relaciones Públicas de la UCAM. Estudios obligados para construir un futuro después de la retirada, con la ventaja de poder escoger las asignaturas a medida, tener un tutor personalizado y con la obligación, solamente, de acudir a Murcia en dos ocasiones al año para realizar los exámenes. La cuádruple medallista olímpica es la punta del iceberg de la mayoría de deportistas que compaginan su sueño olímpico con su futuro académico.

La jugadora de hockey Carola Salvatella es biomédica e hizo un máster en Comunicación Científica. Por las mañanas acude a colegios de Terrassa a divulgar la ciencia entre los más pequeños, mientras que escribe en su blog artículos para que todos los públicos entiendan problemas de salud complejos. La misma carrera estudió la nadadora y medallista mundial Jessica Vall, que llegó a trabajar antes de centrarse en Tokio 2020 en el Centro de Antidopaje de Barcelona, junto al Hospital del Mar. Su compañera de equipo Lidón Muñoz está estudiando Medicina y realiza sus prácticas en el Hospital de Can Ruti, en Badalona. Laura Ester, la portera de la Selección de waterpolo, estudia Bioquímica en la UAB, mientras que Bea Ortiz, nombrada mejor jugadora del último Europeo celebrado en Budapest, es una amante del cine y se centra en la carrera de Comunicación Audiovisual. Y así un gran listado. "Todas en nuestro mundo van a la Universidad", desliza Salvatella, que destaca cómo el hockey, deporte minoritario en España, tiene inculcado desde pequeñas trasladar la disciplina y el esfuerzo a otros ámbitos de la vida.

El acceso a los estudios superiores ha ido en aumento entre los deportistas, que con ayudas como el ADO pueden compaginar sus carreras con el entrenamiento de alto rendimiento. Las Universidades intentan poner de su parte, aunque las agendas de los deportistas están tan cargadas de concentraciones y viajes que habitualmente los estudios de cuatro años se prolongan el doble, como le ocurrió a Ona Carbonell con Diseño.

Hay otros casos de deportistas que decidieron estudiar y entrenar en Estados Unidos, como las nadadoras Melani Costa o Marina García. El sueño de la universidad americana sigue siendo idílico.

JORNADA

6:00El día de Mireia o de otros nadadores arranca a esa hora con la primera sesión de entrenamiento, una mezcla de piscina (unas dos horas) y gimnasio (otra hora).

10:00 ❖ Después de esa primera sesión, tienen tiempo para descansar o realizar sus estudios. La mayoría acude a la Universidad presencial o a distancia.

15:00 ❖ Se retoman los entrenamientos que varían en función del día de la semana, pero habitualmente constan de una hora y media de piscina y otra hora de trabajo en seco, con fisioterapia si es necesario. A las 18:00 finaliza.