JUEGOS OLÍMPICOS 2020

Los Juegos de Tokio tiemblan con la expansión del coronavirus

La Organización Mundial de la Salud llama a prepararse para una pandemia y el mundo del deporte se resiente mientras todas las miradas giran hacia Tokio.

Los Juegos de Tokio tiemblan con la expansión del coronavirus
AFP

"Tenemos que prepararnos para una posible pandemia mundial". La afirmación pronunciada ayer por Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha reforzado la preocupación global por el denominado Covid-19, el coronavirus de Wuhan que ya ha contagiado a unas 80.000 personas en todo el mundo (más de 77.000 en China) y se ha cobrado 2.626 vidas, 30 fuera del país asiático.

El hecho de que se estén produciendo contagios descontrolados en países como Italia, Corea del Sur e Irán hace pensar en la incapacidad de contener el brote y la exposición en grandes eventos, lo que afecta directamente al deporte con una cita bajo los focos: los Juegos Olímpicos de Tokio que se deben celebrar del 24 de julio al 9 de agosto. Hasta ayer, Japón contaba con 147 infectados (además de los más de 600 del crucero Diamond Princess anclado en Yokohama) y un fallecido, aunque desde el país organizador de la cita olímpica siempre se ha pedido tranquilidad.

"Los preparativos para los Juegos continúan con normalidad. Nos estamos coordinando con el COI y el comité organizador para celebrar un evento seguro para atletas y público", aseguró el pasado viernes Yoshihide Suga, jefe de gabinete del gobierno. Sin embargo, sí ha afectado ya en ciertos aspectos, por ahora menores, como parar todas las prácticas del equipo de voluntarios o la cancelación de un torneo preparatorio para los Juegos Paralímpicos. Incluso se estudian los efectos en el tradicional viaje de la antorcha olímpica.

"Hay que estar preocupados, pero el COI tomará las medidas oportunas", opinó ayer Alejandro Blanco, presidente del COE. Hasta ahora, los organizadores no han abierto ninguna posibilidad de aplazamiento o suspensión, y las insinuaciones desde Londres del partido del gobierno de Boris Johnson como posible sede sustituta (Madrid fue ayer descartada por su alcalde, José Luis Martínez-Almeida) son calificadas como "inapropiadas". Japón estima que los Juegos costarán unos 9.000 millones de euros (otras fuentes apuntan a 20.000). Una suspensión de la cita olímpica, algo que sólo ha ocurrido con las Guerras Mundiales, o un traslado de sede significaría un impacto enorme en la economía y mucho de ese presupuesto ya se ha gastado.

La solución de un aplazamiento, como se ha optado con el Mundial de atletismo de Nanjing (China) de marzo, y de la que hay ejemplos como el del Mundial de esquí de Sierra Nevada en 1995 (por la falta de nieve) también influiría negativamente. Patrocinadores, hoteles, aerolíneas, televisiones... otros que se verían afectados. En cuanto a los atletas, la preocupación lógicamente es China, país de origen de la enfermedad. La participación de esta potencia olímpica dependerá de cómo se ataje el problema en un país donde todos los recursos médicos (incluso los antidopaje) están destinados a ello. 

Mientras tanto, el deporte europeo ya siente los efectos por el caso de Italia (229 infectados y siete fallecidos). "Es un problema grande, pero de momento el gobierno no nos ha comunicado nada y seguimos con el plan previsto", se afirma desde RCS, organizador de símbolos del ciclismo (un deporte especialmente sensible) como la Strade-Bianche (7 de marzo), Tirreno Adriático (11-17 de marzo) Milán-San Remo (21 de marzo) o el propio Giro (9-31 de mayo).

En el baloncesto ya se han cancelado partidos y el Real Madrid está pendiente de su viaje a Milán de la próxima semana en Euroliga. Además, el Seis Naciones femenino de rugby aplazó el partido de Italia, algo que también ha ocurrido en otros deportes a la espera de que se controle la situación.