NHL

Surrealismo en la NHL: de conductor de la pulidora a portero y héroe visitante

David Ayres, encargado de pasar la pulidora en el Scotiabank Arena de Toronto, se convirtió en héroe inesperado de los Carolina Hurricanes tras la lesión de sus dos porteros.

Nino Niederreiter y Martin Necas hablan con el portero Dave Ayres durante el partido entre los Carolina Hurricanes y los Toronto Maple Leafs en el Scotiabank Arena de Toronto, Ontario, Canada.
Mark Blinch NHLI via Getty Images

La NHL nos deja una historia surrealista que tuvo lugar en el Scotiabank Arena de Toronto en el partido entre los Toronto Maple Leafs y los Carolina Hurricanes, en el que estos últimos se llevaron la victoria por 3-6 gracias al conductor de la pulidora del recinto canadiense, David Ayres.

Además de esta función que lleva a cabo en el recinto, Ayres suele entrenar con los Maple Leafs y en esta ocasión le tocó hacer de portero de emergencia, una circunstancia que la NHL tiene programada en el caso de que los dos porteros de un mismo equipo se lesionen.

Ayres, que se convirtió en el portero más veterano en debutar en la competición a sus 42 años (superando una marca establecida en 1926), entró ataviado con la equipación de los Canes y un caso de los Maple Leafs para sustituir en el 11:19 del segundo periodo al portero suplente de los Hurricanes Petr Mazek, que se vio obligado a entrar en el primer periodo tras la lesión del portero titular James Reimer en el primer periodo.

No empezó bien el partido para Ayres, quien no pudo evitar los goles de Tavares y Engvall que permitió a los Maple Leafs ponerse a un gol en el marcador (pasaron del 1-4 al 3-4). Sin embargo, en el tercer periodo, Ayres se erigió como héroe tras detener los ocho lanzamientos restantes que le realizaron los Maple Leafs y que, unido a dos goles más del equipo de Carolina, les dieron el triunfo a los Hurricanes por 3-6. La actuación de Ayres no pasó desapercibida, ya que fue recibido con gran entusiasmo por los jugadores de los Hurricanes en el vestuario.

Los Hurricanes ya han sacado salvapantallas con la figura de Ayres e incluso han puesto a la venta una camiseta del equipo con su apellido y el dorsal 90 que el guardameta lució durante el partido. De hecho, los 'Canes' han anunciado que parte de lo recaudado de la venta de estas camisetas irá destinado a una fundación para tratar enfermedades renales. Una experiencia por la que el propio Ayres pasó cuando hace 15 años se sometió a un trasplante de riñón con su madre Mary como donante.

No era la primera vez que Ayres hacía como portero de emergencia ya que el pasado 1 de febrero fue portero de emergencia de los Charlotte Checkers, el equipo filial de los Carolina Hurricanes, ante los Toronto Marlies, el equipo filial de los Toronto Maple Leafs.

En declaraciones recogidas por la NHL, Ayres relató cómo fueron sus sensaciones tras esta curiosa experiencia. "Pensé que estaría nervioso si esto ocurriera alguna vez. Estuve nervioso durante todo el segundo periodo. Como dije, no podría parar el disco si lo tuviera que haber hecho en el segundo cuarto. En el descanso les dije a los chicos 'Estoy preparado para hacerlo'. Sólo pensaba en respirar bien, tranquilo y relajarme, los remates tenían que venir. Me enfrento a estos chicos, los jugadores de los Leafs, todo el rato en los entrenamientos, para ser honestos".