FÚTBOL SALA

Que no se contaminen nunca de los vicios del profesionalismo: el detalle de estos benjamines impensable en adultos

El árbitro acabó sacando la tarjeta blanca de deportividad cuando reconocieron que el balón no le había dado en la mano y la habían pitado.