BALONMANO | EUROPEO

El 1x1 de los Hispanos: Pérez de Vargas y Maqueda, brillantes

La Selección se volvió a colgar el oro. En la primera parte llegó un momento clave: con tres goles abajo, Gonzalo y Maqueda salieron y empezó la remontada.

El cambio a la defensa 6-0 frenó a Croacia. Con 7-10 en el marcador y tras un tiempo muerto de Jordi Ribera, Maqueda y Gonzalo Pérez de Vargas entraron a la pista. El lateral anotó tres tantos seguidos que impulsaron a los Hispanos y Gonzalo, que por momentos llegó a estar en el 80% de paradas, sostuvo a unos croatas que fueron de más a menos. Ambos estuvieron en el siete ideal del torneo. De inicio España se estrelló con el 5-1 croata. Decidieron los detalles, y los Hispanos ahí no fallaron.

Gonzalo Pérez de Vargas: Fue un muro. No jugó de inicio, pero entró y fue decisivo. Terminó con un bárbaro 42%, con ocho paradas en 19 lanzamientos. Elegido mejor del portero del torneo con toda justicia.

Rodrigo Corrales: Pieza clave durante el torneo. En la final le eclipsó Gonzalo, pero su aporte en el torneo fue fundamental. La mejor portería de todo el campeonato fue la de España.

Jorge Maqueda: Decisivo. Su entrada cambió el partido, con tres tantos consecutivos y un torneo espectacular con un poderío físico casi imparable para las defensas del continente. Dentro del siete inicial del torneo. No estuvo en el título de 2018... y vuelve a lo grande. 

Ángel Fernández: Anotó un tanto en su único lanzamiento. Su aportación, recogiendo los balones que nadie espera y que parecen perdidos, siempre importante. Le llaman el 'Raúl' por sus goles de estar en el sitio perfecto en el momento adecuado.

Raúl Entrerríos: Capitán. Tres tantos y, sobre todo, la calma y la pausa en su momento clave. Ha sido su último partido en un Europeo, ya que se retira en verano tras Tokio. Ojalá se lo piense dos veces, porque demostró estar a un nivel al alcance de muy pocos.

Alex Dujsebaev: Una zurda de oro para uno de los pupilos de Talant. Al igual que contra Eslovenia en semifinales, gol decisivo en el tramo final, tirando de cintura como casi solo él sabe hacer, decantó el partido. Llamado a liderar la Selección tras el posible cambio de ciclo tras Río.

Dani Sarmiento: La magia canaria se dejó ver en Estocolmo, al igual que durante todo el mes de enero. Dos tantos en dos intentos. Su aporte al inicio del partido se antojó vital cuando España se mostraba más desacertada.

Julen Aginagalde: El pivote irundarra impuso su jerarquía y veteranía. Temido por los croatas, generó siempre peligro. Dos goles y varios siete metros generados. Sus duelos en la línea de los 6 metros siempre son de un desgaste físico tremendo. No supone para él un problema pese a sus 38 años ya que sabe dosificar los minutos.

Ferrán Solé: El extremo llevó su nivel, aportando en cada duelo y con una final muy completa. En una final cerrada, de tanteo bajo y con dificultades para los extremos, generó peligro en los movimientos de ataque de España.

Iosu Goñi: Sorprendió saliendo de inicio en la final, anotó en su único intento y disputó 11 minutos. Gran trabajo del lateral izquierdo después de no participar en la primera fase aunque sí que estuvo con el grupo desde el principio.

Adriá Figueras: El pivote de Granollers, equipo que dejará en verano, volvió a brillar. Se alternó con Julen y marcó un tanto en un partido muy cerrado. Su movilidad le hizo importante en la línea de 6 metros tras el cambio de defensa croata.

Joan Cañellas: A su manera, a cámara lenta, pero siempre generando peligro. Calidad a raudales. Dos tantos tras tres disparos y el temple necesario en momentos decisivos. Es una de las caras más visibles de esta generación.

Viran Morros: El muro y base principal de la defensa. El del PSG es el timón atrás de un equipo de leyenda. Secó a los pivotes croatas y demostró su jerarquía con un pabellón en contra. Duvnjak, MVP del torneo, fue de menos a más por culpa de la defensa español.

Aleix Gómez: Máximo anotador de los Hispanos, con cinco tantos, varios de ellos desde su campo. Con 22 años y un talento sin límites, conquista su primer Europeo, mostrando una sangre fría y un temple impropio de su edad. Un talento que es presente y futuro de esta Selección.

Aitor Ariño: Una pieza siempre importante para Ribera. Lo demostró a lo largo del torneo. En la final, importante en los repliegues y para frenar las rápidas respuestas croatas.

Gedeón Guardiola: Se hizo fuerte en los minutos que estuvo en pista. Tuvo una ocasión desde su campo a portería vacía que no entró. Su entrada, junto a Maqueda, fue clave al cambio 6-0 de España en defensa. A los croatas les costaba poder superarle para lanzar.

Dani Dujsebaev: No estuvo en la lista para la final, ya que fue el descarte. Eso sí, estuvo en el inicio del torneo dentro del equipo, en lugar de Goñi, y en la primera fase dejó detalles importantes. Un torneo importante para él tras superar una grave lesión de rodilla.