España

CET

Croacia

BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

España y Croacia, un clásico esta vez en la pelea por el oro

Es la tercera final consecutiva de los Hispanos, que lograron una; los croatas, campeones olímpicos y del Mundo, nunca lo han ganado

Dani Sarmiento
PILLAUD/SPORTISSIMO DIARIO AS

El Tele 2 Arena de Estocolmo espera este domingo (16:30, La1) más de 15.000 personas de las 19.000 que tiene de aforo para este encuentro. Es la única jornada con sólo un partido, Pero es la final y lo merece entre dos de las grandes selecciones de Europa: España, dos veces campeona del Mundo y una de Europa, vigente titular; Croacia, una vez campeona del Mundo y dos olímpica, y con dos subcampeonatos continentales pero ningún oro. Pase lo que pase, España aumentará a ocho sus medallas en los europeos, y se mantendrá como la que más veces ha subido al podio. Som cinco campeonatos consecutivos en los que se llega a las semifinales.

El choque, además, enfreta por ser segunda vez en el Europeo a las únicas escuiadras que llegan invictas. Se midieron el pasado miércoles en Austria y el choque acabó en tablas: 22-22, tras haber llevado España cinco goles de ventaja. Algo que le preocupa a Jordi Ribera "porque si se juegan 50 minutos a un alto nivel, habrá que intentar que no se baje tanto la produciòn esos diez minutos". Para Raúl Entrerríos, el capitán, "mantener 60 minutos el mismo alto nivel es muy complicado, casi imposible. Siempre se sufren altiobajos que no se pueden controlar, porque el rioval también juegan, aprieta por momentos, y es una norma que ocurre en el balonmano cuando se juegan estas competiciones".

Ribera admite que en la final "España juega fuera de casa, Aunque sea Estocolmo, cualquier equipo que juegie contra Croacia sabe que está en territorio hostil. Pasó en las semifinales, que aunque había muchos noruegos, los croatas eran los que llamaban la ateción". Y centados en el partido en sí, el seleccionador español explica que "hay que sacar lecturas de lo que ocurrió en Viena". "Todo el mundo sabe que el 5-1 croata es una gran defensa que se atraganta a los rivales, pero a nosotros nos hizo más daño su 6-0. Veremos cómo se nos da en la final", asume el seleccionador.

Para Aginagalde, que jugó todos los ataques posicionales de España ante Eslovenia, la final "va a ser otro partido duro en los seis metros; ahí recibes mucha leña, pero es lo que hay, todos los partidos son así. Esta vez es Musa el que reparte, pero todas las selecciones tienen gente fuerte que lo hace, Nada nuevo".

Lo que sí será nuevo es que...es el último partido en un Europeo de Raúl Entrerríos, que él mismo no tiene claro cómo va a ser: "A nivel emocional no lo pienso; antes del Campeonato sí le daba vuetas que era el último, pero ahora mismo no. Además, espero que no sea la última vez que vista la camiseta de la Selección, y que me queden algunos partidos más". El asturiano se refiere a la participación olímpica, que es el premio extyra que recibe el campeón: billete a los Juegos. De lo contrario, España tendría que disputar el preolímpico en París, con Francia de anfitrión y posiblemente tambièn con Portugal. Se trata de evitar ese trance, y sólo se consigue con la victoria en el Tele 2 Arena.

Respecto a Croacia, más del mayor desgaste fìsico por los 20 minutos extra ante Noruega en la semifinal, su gran preocupación es Luka Cindric: no jugó ante España por sus problemas en el tobillo, y aunque salió en la primera mitad ante Noruega, su cojera era tan evidente que no volvió a salir. El sábado no se ha dejado ver: ni en el hotel ni en los entrenamientos. Sí está para jugar Igor Karacic, aunque ya acusa los partidos y los minutos que lleva en sus piernas, y de hecho ante Noruega le cedió todo el protaginismo a Domagoj Duvnjak, el jugador fundamental de los croatas para que su 5-1 sea efectivo.