España
31
FIN
25
República Checa

BALONMANO | CAMPEONATO DE EUROPA

Los Hispanos tiran de oficio para derrotar a República Checa

España suma su cuarta victoria en el Campeonato de Europa, sin demasiado desgaste y dejándose ir en los últimos diez minutos con el partido resuelto.

Los Hispanos tiran de oficio
para derrotar a República Checa
AFP

Momento importante de un Europeo: el primer partido de la segunda fase, porque se enfrenta un primero de grupo contra un segundo que fía su futuro a dar la talla en ese choque. No hubo caso, y España derrotó a una selección envalentonada y que tenía aires de revancha por el Europeo de 2018. Eso era antes del partido, porque luego, en la pista, solo fueron fieros los checos en los últimos diez minutos para maquillar una derrota que rozaba los diez tantos y acabó en seis: 31-25 (14-9) más que nada porque los Hispanos se dejaron ir en ese final decidido.

La victoria entra de lleno en esa bolsa de partidos que hay que ganar, porque es mejor, que no tienen épica y que de perderlos es un varapalo. Así, con oficio, con determinación, con Aginagalde en el pivote ofensivo toda la primera mitad, se encarriló el encuentro, que no se decidió porque hubo más fallos de los previstos ante el portero Mrkva. Sólo por eso la distancia era casi normal entre dos equipos de la segunda fase.

En la segunda entró Figueras por Julen, para cambiar el estilo en los seis metros, para que los dos pivotes mantengan el tipo para lo que pueda venir. Ese fue el cambio más sobresaliente, y otro, que Jordi Ribera apostase por tres cambios en ataque y defensa, que suele ser una apuesta arriesgada, pero que no concedió goles fáciles a los checos, con dos hombres sobresalientes en la pista, Kasparek y Zorahala, sus máximos goleadores.

Lo que sí aprovechó España para dar la puntilla a los checos fue una exclusión que forzó Ángel Fernández. Que atacasen sin portero les costó tres goles seguidos de lanzamientos desde su campo del cántabro, y aunque insistió Filip en esta táctica, también Gonzalo Pérez (elegido el mejor portero de la primera fase y en este choque el mejor del encuentro) para marcar.

Quedó claro que España puede marcar en el dos contra dos cuando se lo propone, porque Sarmiento puede asistir donde nadie lo espera, porque ve pases impensables, porque para entender sus decisiones hay que llevar tiempo a su lado. Así se siguió marcando en la recta final, aunque se había levantado el pie del acelerador en defensa para no hacer sangre. El sábado toca Austria.

Jordi Ribera: "Era un partido que había que sacar y la gente ha estado metida"

El seleccionador español de balonmano, Jordi Ribera, ha indicado este jueves que su duelo ante la República Checa, correspondiente a la segunda fase del Campeonato de Europa, "era un partido que había que sacar" y en el que la plantilla española "ha estado metida" hasta acabar ganando por un claro 31-25.

"Era un partido que había que sacar y la gente ha estado metida, dentro de la dificultad y el calor que hacía dentro del pabellón; quieras que no, eso también es un desgaste añadido. En principio, contento por los dos puntos y ahora a descansar para el siguiente", ha comentado Ribera. "Lo hemos trabajado mucho. En la primera parte, pese a no ser una buena primera parte, nos hemos ido de cinco en el marcador. Ellos tienen una buena propuesta, físicamente son un equipo que corre, que no te permite hacer muchos cambios defensa-ataque", ha destacado.