UFC

Rozenstruik salva los muebles ante Overeem con una mano

Jairzinho Rozenstruik noqueó a Alistair Overeem a falta de 4 segundos para el final. Iba perdiendo toda la pelea y le dio la vuelta sobre la bocina.

Crónica del UFC Washington DC: Overeem vs Rozenstruik.
Getty Images

Voló como un acto de fe. Jairzinho Rozenstruik estaba descubriendo ante Alistair Overeem lo que era la UFC. El luchador de Suriname, de 31 años, iba perdiendo el combate estelar del UFC Washington D.C. y le quedaba poco tiempo. Impactó con un upper y vio el hueco para la derecha. Levantó sus pies del suelo, se tiró con todo... y como si de un balón que roza el aro sobre la bocina, el golpe entró. Overeem cayó a plomo y aunque se puso en pie estaba KO y con un feo corte en el labio. El árbitro detuvo el pleito. Sólo quedaban cuatro segundos de combate, pero una mano cambió todo. Rozenstruik salvó los muebles sobre la bocina.

Overeem es un luchador mucho más completo que el de Suriname, pero se despistó en los segundos finales y lo pagó. No palmeó el upper y fue el principio del fin. Antes, había dominado a placer. Buscó los agarres para llevarse la iniciativa, y lo logró. Overeem dominó cuando llevó la pelea en el suelo y también cuando la puso sobre la jaula. Así, fue sumando los asaltos. Con lo justo, pero bien hecho. El combate, que estaba siendo aburrido para el público por el claro dominio de uno de los contendientes, se animó desde le cuarto asalto. El cansancio del Overeem fue cruzando y todo podía ocurrir.

Sus manos siempre eran mejores, por lo que parecía que no habría sorpresa, pero la hubo. Rozenstruik noqueó y silenció a muchos críticos. Este triunfo le debe servir de aprendizaje para saber dónde mejorar... y también le ha dado respeto en la división. Jairzinho sigue invicto en 10 combates, ha noqueado a nueve oponentes y tiene capacidad de sufrimiento, algo vital en esta categoría. En Washington tenía una reválida, y aunque hizo los deberes a última hora (fue avisado con un mes de anteleción) cumplió y con nota. Jairzinho Rozenstruik ha llegado para quedarse.