MONTAÑISMO

Pasaban: "Cuando intenté quitarme la vida no quería morir, solo acabar con ese dolor"

La alpinista guipuzcoana Edurne Pasaban relató en una entrevista en El Diario Vasco la depresión que atravesó durante varios años y que incluso le llevó a un intento de suicidio.

0

Edurne Pasaban, la primer mujer de la historia en hacer cima en los catorce ochomiles, relata este martes en una entrevista en El Diario Vasco cómo logró superar la cima más difícil a la que se ha enfrentado en su vida: el periodo de depresión que sufrió en 2005, cuando llegó a pensar en el suicidio.

La alpinista relata al medio guipuzcoano cómo fue ese paso tan radical y de cómo le costaba enfrentarse a la realidad. "Pasé de jugarme la vida escalando montañas a un hospital psiquiátrico haciendo punto de cruz. Era surrealista. Cuando tienes una depresión muy grande no controlas tu mente y hasta los mayores edificios caen. Le puede pasar a cualquiera. Puedo tener mucha fuerza para enfrentarme a las montañas pero luego no tener fuerzas para enfrentarme a la vida real".

"Pasé de jugarme la vida escalando montañas a un hospital psiquiátrico haciendo punto de cruz. Era surrealista".

Edurne Pasaban

Pasaban relata cómo empezó este episodio en 2005. "Empezó antes de dedicarme profesionalmente al reto de los 14 ochomiles. Trabajaba en un restaurante y me empecé a preguntar qué estaba haciendo con mi vida, veía a mis amigas con u trabajo estable y no me dedicaba a lo que estudié. Además se unió una rotura sentimental y al final caí en una enfermedad al no encontrar respuestas a lo que hacía con mi vida, sin saber detectar si era tristeza o depresión. Caí en un agujero negro y un día les pedí a mis padres que me ayudasen".

Uno de los peores episodios para Pasaban fue el intento de suicidio al que tuvo que hacer frente. "Entre los ingresos fue cuando ocurrió el intento de suicidio. Me llevaron a ello la ansiedad, el malestar... Tanto era el dolor que solo buscas hacerle frente quitándote la vida, quieres terminar con eso. La gente que llega a ese extremo no busca la muerte pero no sabe cómo salir de ahí. Por eso es importante hablar".