ATLETISMO | MUNDIALES | PÉRTIGA

Bengtsson parte la pértiga y bate un récord con la de otra atleta

Angelica Bengtsson se cayó al partirse su pértiga, pero se recuperó y superó el récord de Suecia (4,80) con la de la francesa Guillon-Romarin. Sidorova, campeona.

La rusa Anzhelika Sidorova, que competía como independiente por la sanción de la IAAF a su país, se proclamó campeona del mundo de pértiga con un salto a la tercera sobre 4,95. Pero la protagonista de la final de los Mundiales de Doha fue Angelica Bengtsson.

La sueca de 26 años sufrió un accidente al ejecutar su segundo intento de sobrepasar al listón situado a 4,80 que afortunadamente no tuvo consecuencias. Su pértiga se partió en plena flexión y la atleta cayó sobre el cajón sin consecuencias. No tenía material auxiliar y le quedaba un intento para batir su mejor marca (era 4,76) y, de paso, el récord de su país. Buscó entre sus compañeras a alguna que generosamente le prestara otra pértiga y se la ofreció la francesa Ninon Guillon-Romanin. Con ella encaró la recta antes de la colchoneta e hizo un salto válido para sorpresa de sus entrenadores y de sí misma. Después no pudo con los 4,85, pero se llevó una gran alegría que dejó el susto que había sufrido unos minutos antes. Acabó sexta.

Después, Morris, Stefanidi y Sidorova se jugaron las medallas. Decepcionaron las estadounidenses Jennifer Surh (4,91 este año) y Katie Nageotte (4,86), que no pasaron de 4,70. Morris y Sidorova pasaron a la primera los 4,90 en un concurso inmaculado por su parte y Stefanidi falló y se guardó dos intentos para los 4,95 que no pudo aprovechar. Ahí llegaron los primeros errores de las dos líderes, y sólo fue capaz de superar esa altura la que sería a la postre campeona, Sidorova, que superó su registro personal (4,91 indoor) con la mejor marca mundial del año.