Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Fórmula 1
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Supercopa
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Fórmula 1
1 1:36.217

Charles Leclerc

Ferrari

2 a 1:36.408

L. Hamilton

Mercedes

3 a 1:36.437

S. Vettel

Ferrari

7 a 1:37.818

C. Sainz Jr.

Mclaren

Liga Holandesa
FINALIZADO
Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

4

Waalwijk Waalwijk WAA

0

FINALIZADO
Groningen Groningen GRO

2

Zwolle Zwolle ZWO

0

FINALIZADO
Willem II Willem II WII

1

VVV-Venlo VVV-Venlo VVV

0

FINALIZADO
Vitesse Vitesse VIT

4

Fortuna Sittard Fortuna Sittard FSI

2

BALONMANO

El Gol del Año de la EHF, para el asturiano Carlos Ruesga

El jugador asturiano del Sporting de Portugal, marcó un tanto imposible en el último segundo al Medvedi, En la Asobal Ruesga ya los había logrado antes

Carlos Ruesga sigue haciendo historia en Portugal. No sólo es la estrella del Sporting, sino que además su calidad trasciende, y esta semana la EHF ha informado de que el premio al gol del año es para ej jugador español.

Ruesga, asturiano de Gijón (34 años), 1,84 metros, internacional por España en 70 ocasiones, ganó el Mundial de 2013 con los Hispanos, y el bronce en el Europeo de 2014, aunque con Jordi Ribera ya no ha vuelto a la Selección.

Su carrera en equipos de primera categoría también tiene un largo recorrido: Covadonda de Gijón, Portland de Pamplona, Ademar de León, Veszprem húngaro, Barcelona, y desde 2016 el Sporting de Portugal. Como anécdota, ha ganado la Liga de tres países distintos.

Su última distinción, el Gol del Año de la EHF, marcado en la pista de los rusos del Medvedi en la fase de grupo de la Champions League. Con el reloj a cero, y con empate a 22 en el marcador, desde nueve metros y frente al muro ruso colocado, Ruesga encontró con un escorzo a la izquierda un hueco imposible con el que conseguir el 22-23. Un gol extraordinario, que además no era la primera vez que se veía algo así del asturiano, que en el Ademar también los había logrado así, lo que implica que no fue una casualidad, que buscó el tanto otra vez por ese espacio.