Competición
  • Vuelta a España
  • Serie A

BALONMANO

Tarrafeta: "Más que defender el Mundial, queremos ganarlo"

El capitán de la Selección júnior, que debuta el martes, ha sido elegido como juvenil el mejor central de Europa y del Mundo, y es la joya del Granollers

Ian Tarrafeta

Ian Tarrafeta (20 años, Sabadell, 1,88 metros) es la gran estrella de la Selección júnior que este martes arranca el Mundial de la categoría en Pontevedra. No ha debutado aún en la absoluta, pero Jordi Ribera ya le nominó como reserva en el pasado Mundial de Alemania y Dinamarca, y además en el Granollers han apostado por él como la joya del club. "Que Ribera me metiese en la lista fue una grata sorpresa inesperada en una temporada en la que tuve mala suerte con las lesiones, con dos fracturas, uno al inicio de la temporada y otra en febrero", recuerda el capitán de los jñuniors, que asegura que esa capitanía le da poco trabajo "porque en la júnior la gran mayoría de los jugadores lleva muchos años juntos; es como una familia".

En el Europeo y en el Mundial juvenil Ian fue elegido el mejor central, y en estos años mantiene una rivalidad por ser el número uno en ese puesto con el francés Kyllian Villeminot, "campeón de la Champions con el Montpellier". "Nuestra rivalidad no está exenta de una buena relación; mi madre es francesa y yo domino ese idioma, con lo que nos comunicamos perfectamente. Es un gran jugador", señala Tarrafeta.

España ya ganó el último Mundial de la categoría, pero Tarrafeta no cree que "ahora haya que defender el título, porque España sólo lo ha ganado una vez en su historia", con lo que se quita presión por una parte, pero por otra la mantiene "porque este grupo ha trabajado muy duro, pero esta jugando muy bien y se trata de luchar por ganar el segundo Mundial para España".

Señala el capitán de la Selección y estudiante de Ciencias Políticas, que se inició al balonmano siguiendo los pases de su padre ("iba a verle a su equipo de veteranos") que "la suerte que tiene España es de disponer de siete jugadores en la primera línea que puede cambiar sus posiciones, y hacer un lío a las defensas rivales, porque se juega con muchos cruces e intercambios", lo cual supone que Tarrafeta está obligado a aparecer por cualquier parte y en cualquier momento.