Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Hoy en As

VOLEIBOL

Miguel Ángel Falasca fallece a los 46 años de un infarto

El vóley español quedó en estado de shok por la noticia. "Hemos perdido al mejor colocador de nuestra historia", afirmó Rafa Pascual.

Miguel Ángel Falasca ha fallecido a los 46 años a causa de un infarto. El exjugador de voleibol, internacional con la selección española, se encontraba en Italia ya que era entrenador del Saugella Monza.

Tal y como informó a EFE su excompañero de selección José Luis Moltó, Falasca se encontraba en la boda del segundo entrenador del equipo italiano y esta noche le ha dado un infarto en la habitación del hotel. "Le han intentado reanimar los servicios médicos pero no lo han conseguido. Ahora están gestionando la repatriación del cadáver y su mujer está volviendo a casa para estar con los niños", explicó su desconsolado amigo.

Entre sus éxitos, destaca el título de campeón de Europa que logró con la selección española en 2007. "La gran familia del voleibol español se suma al dolor por la pérdida de una de las grandes figuras del voley nacional. El exinternacional español falleció la pasada madrugada a consecuencia de un paro cardíaco mientras se encontraba en un hotel en Italia con su esposa", señala la nota emitida por la Real Federación Española de Voleibol.

Falasca fue colocador de la selección española y campeón de Europa en 2007.

El vóley español quedó en estado de shock

La cadena comenzó pronto, porque entre Moltó y Robles dos internacionales españoles y antiguos compañeros de Miguel Ángel Falasca, empezó a moverse la noticia entre la gente del voleibol. "Me acabó de enterar en la República Checa...y no puedo hablar", comentaba Rafa Pascual, quien hizo la mejor parte de su carrera con Miguel Ángel en la Selección.

El mayor de los Falasca, nacido en Argentina de madre oriunda española, tenía ahora 46 años. Se había retirado en el Ural ruso en 2013, y en los últimos años había ganado fama de notable entrenador. Ahora dirigía al Monza italiano, y ayer asistía a la boda de un compañero cuando un infarto le arrebató la vida en el hotel en el que se hospedaba.

Para Pascual "el voleibol español ha perdido a uno de sus referentes, al mejor colocador de la historia", y el madrileño se mostraba "apesadumbrado", y tan afectado que dudaba en seguir jugando el torneo de veteranos en el que participa en la República Checa: "Es que con Miguel han sido muchos años en la Selección, muchos entrenamientos, viajes, sueños, de todo". Juntos estuvieron en los Juegos de Sydney, y en la Selección que en 2007 y contra todo pronóstico ganó en Moscú el Campeonato de Europa ante Rusia, la anfitriona, y remontando el partido.

Esta mañana Guillermo, su hermano menor, también ahora entrenador, hace hace una temporada en el Alcobendas y ahora en un equipo francés pero que estaba en Madrid, viajaba a Málaga para reunirse con sus padres a la vez que gestionan en traslado del cuerpo de Miguel Ángel a España.

José Luis Moltó, ahora afincado en Irún, tenía planificado que la familia de Miguel Ángel Falasca le visitase la próxima senana: "Y en la siguiente íbamos a ir un buen grupo de exjugadores a Córdoba, en un campus de Rafa Pascual, porque nos gusta seguir en contacto. Pero esta mañana me ha llamado Ester (esposa de Miguel Ángel) y antes de nada me ha dicho siéntate, y me ha contado cómo ha sido...y me ha dejado destrozado. Ahora hay que echar una mano a la familia, traer el cadáver al que están haciendo la autopsia".