ATLETISMO | DIAMOND LEAGUE

Norman bate a Lyles en 200 y Carro, quinto entre africanos

El duelo de velocistas en la Diamond League de Roma se lo llevó Michael Norman con 19.70 en un apretado final. El de Canillejas firmó 8:15.73, su mejor marca en 3.000 obstáculos.

0
Norman bate a Lyles en 200 y Carro, quinto entre africanos
FILIPPO MONTEFORTE AFP

La velocidad mundial y estadounidense vive un renacer. Quedó reflejado en la carrera de 200 metros de la Diamond League de Roma, donde un sprinter largo, más de 400, como Michael Norman batió en una apretadísima llegada a Noah Lyles, el rayo que ya ha hecho 9.86 en 100. Fue un duelo eléctrico, en el que Norman, pese a ser de más largo aliento, salió mucho más explosivo que Lyles que trató de remontar en la recta final sin éxito. Para el primero el reloj se paró en 19.70, que supone para Norman la mejor marca personal y le coloca como líder del año. Para Lyles el cronómetro dictó 19.72 (su mejor tiempo es 19.65).

Norman ya sorprendió a principio de temporada, en abril, con su 43.45 en 400, un registro que le deja a 43 centésimas del récord mundial y le hace ser aspirante a romper la utópica barrera de los 43 segundos. “Mi objetivo es ver un 42”, ha dicho Norman, que tiene 21 años, pero analiza las carreras como un experto: “Tuve problemas técnicos, pero fui fuerte y traté de mantener la compostura. Estoy muy feliz con la marca”. Los mismos 21 años tiene Lyles, el sonriente velocista que tiene la salida como cuenta pendiente para convertirse en un sprinter excelso. En Shanghai ya remontó, aquí casi. Tercero en la carrera fue el ecuatoriano Álex Quiñónez.

Carro fue quinto en obstáculos en plena marea africana

Emocionante fue la prueba masculina de 3.000 obstáculos en la que Fernando Carro se introdujo en la marea africana de kenianos y etíopes para marcar 8:15.73, mínima mundial y olímpica, y terminó quinto, como primer atleta no africano. El de Canillejas salió conservador, dejando hacer a los africanos, pero muy atento a que el corte no creciera. Cerca de los 2.000 metros ya había tomado la iniciativa en el grupo trasero y se enganchó a los primeros. Vino el ataque de Kigen, ganador con 8:06.13 contra los etíopes Wale y Beyo, segundo y tercero. En el grupo siguiente estaba Carro, que se jugó el sprint contra el keniano Kipsang, que le batió. Él era quinto por delante del estadounidense Bayer.

Carro, actual subcampeón continental de la distancia, da con 8:15.73 así un bocado de casi cuatro segundos a su anterior mejor marca (8:19.30) en la primera carrera de obstáculos de esta temporada que concluye con los Mundiales de Doha a finales de septiembre. El madrileño, discípulo de Arturo Martín Tagarro, ha hecho un buen invierno de fondo, pero todavía no había comenzado a hacer entrenamientos serios con vallas. Sin embargo, aquí tiene un buen resultado con la sensación de pelear cerca de los africanos. También rindió a un buen nivel Dani Arce, que hizo 8:20.16 y araño siete segundos a su marca. El tercer español en la carrera era Ibrahim Ezzaydouni, que firmó 8:23.36.

Ortega chocó en la primera valla

Y hubo más españoles. En 110 vallas, Orlando Ortega tuvo una mala prestación. Chocó con Shubenkov en la primera valla y ya no arrancó en toda la carrera. Terminó último en 14.00, lejos del 13.27 con el que ganó en Nanjing esta temporada. Se impuso Shubenkov, con 13.26. Pablo Torrijos firmó 16,25, lejos de su récord nacional (17,04) y de su mejor prestación de la temporada (16,89). En 1.500 femenino Marta Pérez fue 13º, con 4:07.14. Se le escapó la mínima mundialista (4:06) en una carrera dinamitada por Genzebe Dibaba (3:56.28).