Competición
  • Clasificación Eurocopa

GOLF | PGA CHAMPIONSHIP

Sergio García falló su séptimo corte seguido en un major

Sergio García

John David Mercer

USA TODAY Sports

El de Borriol no llega al fin de semana desde el PGA de 2017. Lleva todos los de 2018 y los dos que van de 2019 en blanco. Este era el 80º que disputaba de forma consecutiva.

A Sergio García le persigue una suerte de maldición en los majors desde que en 2017 conquistara el Masters, el primero de su carrera tras varios tiros al palo. Tras Augusta consiguió superar el corte en el US Open y el British pero, a partir del PGA de ese año, ha ido acumulando fallos hasta conformar una racha nefasta de siete grandes seguidos sin llegar al fin de semana, incluidos todos los de 2018 y los dos que llevamos en este 2019. 

El de Borriol salió a la segunda ronda en el temible Bethpage Black Course de Long Island en +4, a un golpe del corte proyectado, pero no encontró la manera de sobreponerse a la dureza del trazado, que engulló también a Rahm, Otaegui y Campillo, entre los españoles (sólo Cabrera Bello superó el corte), y Tiger, Reed o Poulter entre otros ilustres. Ni siquiera pudo colarse Sergio, tres bogeys por dos birdies, cuando, terminando ya la jornada, el corte subió al +4 con el que empezaba: llegó a estar en +6 y acabó cerrando en +5, con uno sobre par en el día. 

Los cortes fallados por Sergio

-PGA Championsip 2017

-Masters 2018

-US Open 2018

-British Open 2018

-PGA Championship 2018

-Masters 2019

-PGA Championship 2019*

*Desde esta temporada ha pasado a ser el segundo en lugar del cuarto y último major del calendario. 

Nota: Antes de su racha, Sergio había fallado 14 cortes y había sido descalificado en una ocasión en 76 apariciones en majors.

Al término de su vuelta, en declaraciones recogidas por Ten Golf, Sergio no se explicaba qué le sucede en las grandes citas de un tiempo a esta parte: “No sé por qué pero en los Grandes me está costando, no sé que está ocurriendo”, confesaba confundido. “Ahora lo que no busco son cambios. Voy a seguir en esta misma línea. Ya he salvado la tarjeta, así que si fallo cortes no pasa nada”, añadió con ironía. En el US Open del próximo junio tendrá una nueva oportunidad de enterrar esta maldición inexplicable que le atormenta.