NATACIÓN

Marina García fue operada tras atragantarse con un hueso de pollo, pero podrá competir

La nadadora Marina García posa para As en el Media Day de la Selección Española de Natación.

GORKA LEIZA

DIARIO AS

La española permaneció ingresada en el hospital durante 72 horas tras ser sometida a una endoscopia para retirarle un hueso de pollo que se le quedó en el exófago.

La participación de Marina García en los Mundiales de Piscina Corta de Hangzhou peligró en las últimos días. La nadadora ha estado ingresada en el hospital después de haber sido operada "vía endoscopia y con sedación, para retirársele un cuerpo extraño en el tercio superior del esófago", según informó la Real Federación Española de Natación a través de un comunicado.

Varios medios apuntan a que durante la concentración española en la ciudad china, García habría sufrido una indigestión alimenticia tras atragantarse con un hueso de pollo, por la que tuvo que ser intervenida y que le hizo permanecer en el hospital durante 72 horas.

Sin embargo, al no haberse tratado de una intervención muy invasiva ni que precisara de incisiones, García se entrena ya con la pretensión de participar el sábado en los 200 estilos y el domingo en los 200 braza (su mejor prueba) y el relevo de braza si la seleccionan.