Logroño
21
FIN
20
Ademar

BALONMANO | COPA DEL REY

El Logroño regresa a la final a costa del Ademar

Gurutz Aginagalde fue clave en la victoria del equipo riojano, que ya espera en la final del domingo al Barcelona o al Puente Genil.

0
Naturhouse La Rioja
DANI SANCHEZ DIARIO AS

El Logroño repite final de la Copa del Rey, y como el año pasado en León, a costa del Ademar, al que parece tenerle cogida la medida. En la semifinal de este sábado ha sido en un partido intenso, aunque no bueno, con los dos equipos apostando más por la primera línea que por el juego coral, y con los porteros, los cuatro, como protagonistas a su manera. Para ese definitivo 21-20 (10-10) el hombre clave resultó Gurutz Aginagalde, que vio todo el partido sentado, pero a 23 segundos del final el Ademar lanzaba un penalti para empatar: Krupa le dejó su puesto, salió el vasco, y Juanín García no encontró la manera de batirle, como antes había hecho Cupara en la portería del Ademar cuando tuvo que salir.

Se cumplió la frase de Ángel Fernández: “Si nuestro portero está por encima del 33 por ciento, ganamos”. Pues bien, Krupa hizo un 41, pero casi no vale por la pérdida de balones de los riojanos, demasiados ataques regalados a un Ademar liderado por Costoya, que no pudo jugar el último minuto por esa regla de que al jugador que atienden las asistencias se pierde tres ataques. Ese detalle fue definitivo, quizá para no llegar a la prórroga.

El choque en sí fue igualado, con rachas de jugadores como Juan Castro en la primera parte, Simonet en la segunda, Costoya siempre. El dominio del marcador fue riojano, que sólo fue a remolque en la recta final del partido, que incluso apostó en unos ataques a jugar con siete y sin portero, lo que le salió caro. A la postre, el veterano y trabajador Garabaya supo estar donde debía, para sacarle una falta en ataque a Costoya y revolcar el partido en un día en el que el máximo goleador del Logroño, Ángel Fernández se fue al vestuario con un gol: jugó 60 minutos y no le dieron más que un pase, y fue tanto.