Competición
  • Premier League
  • Liga Portuguesa
Premier League
Liga Portuguesa

Speed Ski: el deporte que no verás en los Juegos Olímpicos de Invierno

JUEGOS OLÍMPICOS DE INVIERNO

Speed Ski: el deporte que no verás en los Juegos Olímpicos de Invierno

Imagen de Jan Farrell durante una prueba de la Copa del Mundo de Esquí de Velocidad.

Departamento de Comunicación de Jan Farrell

Esquiadores a más de 200 kilómetros en pistas con un 120% de pendiente. Fue deporte de exhibición en los Juego Olímpicos de Invierno de Albertville 1992.

Este fin de semana comienzan en Pyeongchang (Corea del Sur) los XXIII Juegos Olímpicos de Invierno, una cita en la que deportistas de todo el mundo competirán entre sí y contra sí mismos para alcanzar la gloria. Esquí alpino, esquí de fondo, patinaje artístico y biatlón son solo unos ejemplos de las 15 disciplinas deportivas que los asistentes podrán disfrutar. Sin embargo, nadie podrá ver a los esquiadores más rápidos del mundo en Pyeongchang.

El Speed Ski es el deporte no motorizado más rápido de la tierra, con velocidades superiores a los 200 kilómetros por hora. Consiste en realizar una bajada recta por una pista de extrema inclinación, con desniveles acumulados que rozan el medio kilómetro. La aceleración es comparable a la de un coche de competición, registrando marcas de 0 a 100 kilómetros por hora en 3,4 segundos y de 0 a 200 en unos 8 segundos.

Como uno de los deportes más espectaculares del mundo, los diferentes participantes deben estar preparados física y psicológicamente ante el peligro de la competición a velocidades de vértigo, que llegan a alcanzar y superar las de la caída libre. El control del miedo es indispensable a la hora de lanzarse por pistas con un nivel extremo, donde la aceptación a las irregularidades del terreno supone el desafío clave para poder mantener la aerodinámica idónea.

Las pistas más importantes de Speed Ski llegan a alcanzar el 120% de pendiente o los 50º de inclinación y tienen longitudes superiores a un kilómetro. Por estas características tan especiales, el Speed Ski solo se puede practicar en unas pocas pistas de todo el mundo, situadas en algunos de los rincones más espectaculares del planeta.

Cuando el Speed Ski fue deporte olímpico

El Speed Ski se convirtió en deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1992, celebrados en Albertville (Francia). Los mejores esquiadores de velocidad de la época participaron en la única prueba olímpica de esta disciplina en Les Arcs, una de las pistas legendarias de esta modalidad. El deportista local Michael Prufer, con 229,299 kilómetros por hora, y la finlandesa Tarja Mulari, con 219, 245 kilómetros por hora, tienen en su poder las dos únicas medallas de oro olímpicas de Speed Ski de la historia.

La prueba de Speed Ski de Albertville 1992 fue un rotundo éxito mediático y de organización. Sin embargo, la competición sufrió un duro revés: horas antes de la final masculina, el esquiador suizo Nicolas Bochatay falleció tras chocar con una máquina pisanieve mientras calentaba en una pista adyacente.

“Para nosotros, sería un sueño hecho realidad participar en unos Juegos Olímpicos, pero sabemos que tenemos un largo trabajo por delante para conseguirlo. Aunque la prueba de Albertville obtuvo unas cifras de espectadores fantásticas, es un reto para las sedes albergar un evento de este calibre, debido a la topografía de montaña necesaria para construir una pista adecuada para nuestro deporte. Además, la desafortunada muerte de Nicolas Bochatay fue un duro golpe para nuestra disciplina”, afirma Jan Farrell, el esquiador afincado en Madrid y recordman en pista cubierta.

Laponia: el círculo polar ártico recibe a los más veloces

Este fin de semana, la Copa del Mundo de Speed Ski 2018 celebrará su tercera y cuarta prueba de la temporada en la pista finlandesa de Salla, en plena región de Laponia. Esta prueba supone la principal novedad de la temporada, ya que la competición reincorpora esta cita a su calendario: una carrera en el círculo polar ártico donde los primeros 10 puestos se decidirán por un pequeño margen de kilómetros por hora.

“Laponia y las regiones polares son mis lugares favoritos en el planeta; ¡el vasto desierto de nieve y hielo nos ofrecerá unas imágenes espectaculares! En esta prueba tan especial, la preparación de los esquís va a resultar clave debido a los pronósticos que auguran temperaturas inferiores a -20ºC; estas previsiones pueden suponer una ventaja competitiva por todas las horas de trabajo que hemos invertido en la preparación de mis esquís”, declara Jan.

La prueba de Salla, además, representará un homenaje a Kalevi Häkkinen, leyenda finlandesa de este deporte y ex presidente del Comité de Speed Ski del FIS, quien falleció el año pasado a la edad de 89 años. Häkkinen fue unos de los precursores de este deporte y descubrió su pasión por el Speed Ski en los años 60. El esquiador finlandés rompió varios récords, participó en los Juegos Olímpicos de Albertville y ayudó a diseñar los trajes de carreras y los cascos actuales que ahora usan los corredores. Häkkinen también fue mentor y entrenador de muchos atletas.

Imagen de un participante en la prueba de esquí de velocidad en los Juegos Olímpicos de Invierno de Albertville de 1992.

0 Comentarios

Normas Mostrar