El Logroño inicia la segunda vuelta recuperando puntos

BALONMANO\LIGA ASOBAL

El Logroño inicia la segunda vuelta recuperando puntos

Rubén Garabaya en ataque.

Derrotó al Fraikin Granollers, que tuvo en Bernatonis a su mejor jugador aunque sus 14 goles fueron insuficientes

El Logroño La Rioja superó por 30-28 al Fraikin Granollers en un partido en el que demostró que quiere luchar por un puesto en Europa y exhibió un alto ritmo de juego. El conjunto riojano quería empezar la segunda vuelta con una imagen muy diferente a la del inicio de Liga, cuando su derrota en Granollers le marcó para los siguientes partidos.

Fue muy competitivo y estuvo siempre por delante de un Granollers que dependió en exceso de la inspiración del lituano Bernatonis, que anotó 14 goles, pero en la recta final, cuando más le necesitaba su equipo, falló.

El Logroño saltó al campo mucho más metido en el partido y con un ritmo superior que le permitió colocarse por delante con dos goles de ventaja ya en el minuto 7 (5-3). El Granollers trató durante muchos minutos de ajustar su defensa, pero no tuvo éxito y en todo el primer tiempo se vio superado por la velocidad de los locales.

No obstante, la efectividad de Bernatonis (9 goles en el primer tiempo, sin fallo) permitió al Granollers aguantar en el partido. Además, aunque llegó a perder hasta por seis goles (13-7), en la recta final del primer tiempo mejoró en defensa y aprovechó un bajón de los riojanos para alcanzar el descanso mucho más entero de lo que él mismo hubiera esperado (15-12).

El partido cambió en el segundo tiempo porque el Granollers fue consciente de que debía hacer más si quería ganar y porque el Logroño no tuvo tanta frescura como antes. De hecho, los catalanes colocaron el 15-14, con un gol de Edgar Pérez, poco después de iniciar el segundo tiempo y pusieron a prueba el temple de los locales.

Y entonces, el Logroño volvió a mostrar personalidad y entereza. Primero supo variar su juego, para hacer más daño en el centro, con Garabaya a buen nivel; y luego porque supo abrir el juego hacia Javier Muñoz, que anotó 10 goles. Pero el Granollers también dio un paso adelante y con un ritmo más machacón logró seguir dentro del partido y, de hecho, alcanzó los últimos diez minutos con opciones (25-23), ante un rival al que se veía cansado.

Los catalanes se acercaron hasta el 27-26, a falta de cinco minutos, pero la raza de Montoro y Javier Muñoz, junto a las paradas de Aguinagalde, llevaron el marcador a un 30-27 que igualaba la distancia lograda por el Granollers en la ida. El partido acabó con una batalla táctica de los entrenadores para deshacer la igualdad, y en eso sí ganó el Granollers, que logró un último
gol, a tres segundos del final, con el que se adelantaría en caso de empate final a puntos.



0 Comentarios

Normas Mostrar