Ben Roethlisberger tiene una constante sed de venganza

NFL Playoffs

Ben Roethlisberger tiene una constante sed de venganza

Ben Roethlisberger tiene una constante sed de venganza

Gregory Shamus

Getty Images

La semana pasada el quarterback de Pittsburgh dejó en claro que quería otra oportunidad ante el equipo que lo interceptó cinco veces en la Semana 5.

Estados Unidos

Durante su carrera de 14 temporadas en la NFL, Ben Roethlisberger ha tenido lo que él llama “un día malo en la oficina”. El más reciente llegó apenas en la semana cinco, cuando los Jacksonville Jaguars le interceptaron cinco veces, no le permitieron un solo pase de touchdown y lo limitaron a 37.8 puntos de rating.

Por lo mismo, la semana pasada Roethlisberger declaró en un programa de radio en Pittsburgh: “Les daré una pista sobre a quién quiero enfrentarme... Obviamente, cualquier juego de postemporada será contra un rival difícil, pero en lo personal me encantaría demostrar que cinco intercepciones no me representan”.

Una vez que Jacksonville completó su soporífero triunfo sobre Buffalo para sellar el duelo ante Pittsburgh en la ronda divisional, el cornerback de los Jaguars A.J. Bouye _ quien no fue responsable de ninguno de los cinco robos de balón en octubre pasado _ declaró sin chistar: “Ten cuidado con lo que deseas. Esto es lo que quería, esto es lo que tendrá”.

Lo siento A.J., la historia está del lado de Roethlisberger en esta.

El juego del 8 de octubre en Pittsburgh fue apenas la décima ocasión en los 200 partidos de la carrera de Roethlisberger en los que termina con 50 o menos puntos de rating (en contraste tiene ocho con al menos 150 puntos).

De esa decena trágica, el quarterback de los Pittsburgh Steelers ha podido enfrentar a ocho de esos equipos una vez más, y el domingo tendrá la oportunidad de venganza del noveno. Solo quedaría pendiente la afrenta de 2016 ante Buffalo, cuando los Bills lo contuvieron para 17 completos de 31 intentos para 220 yardas sin touchdown y 3 intercepciones. Pittsburgh ganó ese partido, pero no gracias a su quarterback.

En esos ocho enfrentamientos de “venganza”, Pittsburgh tiene marca de 5-3 y la luz de la esperanza en Jacksonville brilla por el hecho de que los Jaguars son precisamente uno de esos tres equipos que le repitió la dosis. Eso ocurrió primero en 2006, cuando Ben completó 17 de 32 pases para 141 yardas y 2 intercepciones en la derrota de 9-0 en Jacksonville. Un año después Jaguars se impuso 29-22, y aunque Roethlisberger lanzó 3 TDs sin intercepción, el resto de los números fueron prácticamente idénticos (15 de 32 para 142 yardas).

Sin embargo, la ocasión en que Roethlisberger no pudo cobrar venganza de Jacksonville fue hace más de una década, cuando Bouye tenía 16 años, y en postemporada la experiencia cuenta, y mucho.

“Big Ben” ha respondido a seis de sus ocho actuaciones de 50 o menos puntos de rating con juegos de al menos 90 unidades, incluyendo encuentros de 121.0 (Washington 2012), 123.9 (Detroit en 2009) y 158.3 ante Baltimore en 2007.

El duelo del rating perfecto de Roethlisberger ante Baltimore ocurrió después de que los Ravens limitaran a Ben en menos de 50 puntos de rating en sus dos enfrentamientos previos de la temporada 2006, cuando el pasador se combinó para completar 36 de 72 envíos para 370 yardas con un touchdown, cuatro intercepciones y 14 capturas.

La defensiva actual de Jacksonville es segunda de la NFL en puntos y yardas admitidas, la primera contra el pase, la segunda en intercepciones y capturas y una unidad que ya demostró que es capaz de detener a cualquier equipo.

De esas 10 ocasiones en que la defensiva limitó al ataque aéreo rival a menos de 200 yardas, se incluyen las tres ocasiones que se enfrentaron por segunda ocasión a un rival divisional. Así que, después de todo, Bouye también tiene argumentos para respaldar sus declaraciones.

La discusión tendrá que decidirse, como siempre, en el campo.

0 Comentarios

Mostrar