Temas del día Más temas

John Farrell es despedido tras 5 años por Boston Red Sox

Boston Red Sox

John Farrell es despedido tras 5 años por Boston Red Sox

El último partido como entrenador de los Boston Red Sox de John Farrell acabó con su expulsión.

ELSA

AFP

El entrenador ha sido la primera víctima de la eliminación en primera ronda por un equipo que ganó la División Este los dos últimos años.

Twitter puede descansar tranquilo y es que uno de sus juguetes preferidos, esto es, darle palos como si no hubiera un mañana a John Farrell es algo que pertenece al pasado a partir de este momento según las noticias que nos llegan de Massachusetts.

Los Boston Red Sox han decidido que el mejor camino tras la eliminación en Series de División a manos de los más talentosos Houston Astros requiere de un nuevo encargado al timón de la nave y ese no será John Farrell, pese a que tenía contrato para 2018.

Entre las previsibles consecuencias tras la tempranera eliminación, que no debe sorprendernos dado el nivel del equipo que tenía enfrente, se intenta cambiar el liderazgo desde un banquillo que ha tenido una campaña convulsa como pocas aunque lo cierto es que los Red Sox han ganado su división en años consecutivos, que es algo que jamás había ocurrido en su laureada historia, y eso que ha llegado a ‘expensas’ de alguien tan cuestionado como John Farrell, cuya gestión del bullpen ha sido criticada de forma injustificada y los números lo confirman.

Sin olvidarnos que eso no se tolera en Boston.

Permanentemente cuestionados

Si hablábamos hace pocos días del escrutinio al que se ve sometido Joe Girardi en los New York Yankees, un hecho que bien podría terminar con su paciencia y su etapa como skipper de los del Bronx, la presión a la que se ha visto sometido John Farrell es un factor muy a tener en cuenta.

Resulta paradójico que Farrell, que no está muy bien considerado en la industria en el aspecto táctico, fuera mirado con lupa y atacado de forma despiadada si sus decisiones salían mal mientras que si acertaba, muchas veces se aludía a la calidad de los propios jugadores.

Además, el vestuario ha vivido una trayectoria convulsa y quizás hasta nos quedemos cortos, si repasamos lo ocurrido:

1. La trifulca que se originó tras el tardío slide de Manny Machado sobre Dustin Pedroia, con la consiguiente guerra abierta con los Baltimore Orioles, intentando cazar al infractor.

2. La lamentable actuación que protagonizó David Price, con la piel muy sensible por la crítica de los números en un partido de rehabilitación de Eduardo Rodríguez por el comentarista (y Hall of Famer) Dennis Eckersley, cuyo punto culminante fue un vergonzoso episodio digno de matón del colegio contra ‘Eck’ delante de todo el mundo en pleno vuelo chárter y que fue muy criticado a todos los niveles.

3. El caso del robo de señas utilizando un dispositivo electrónico como un iWatch por parte de un miembro del cuerpo técnico de Farrell, que conllevó sanción por parte de la MLB.

No, definitivamente no ha sido el año para ‘Manager John’ como le ha llamado recientemente el propio David Price, cuyo legado nos deja un triunfo en las Series Mundiales, los dos títulos divisionales anteriormente mencionados y dos últimos puestos con un balance de 432 victorias y 378 derrotas. Sus tres apariciones en playoffs quedan por detrás del mítico Terry Francona en toda la historia del club.

Una elección propia

También hay que entender esta maniobra del Presidente de operaciones beisbolísticas como es Dave Dombrowski enmarcado en su afán de amoldar el equipo a su imagen y semejanza, que está por ver si es lo correcto o no.

A fin de cuentas, estamos hablando de un técnico que ‘heredó’ del régimen anterior de Ben Cherington y que salía de su particular lucha contra el cáncer a finales de 2015. Su cese para escoger a un hombre de su agrado hubiese estado muy mal visto en términos de relaciones públicas.

De esta manera, ‘Dealing Dave’ también extenderá sus redes a la hora de evaluar a los distintos candidatos. El bench coach Gary DiSarcina está muy bien considerado en la industria y conoce la casa al igual que Jason Varitek, cuya fiereza podría venir bien si es que se busca meter en cintura al vestuario. Por su parte, Alex Cora de los Astros también conoce Boston y espera su oportunidad a la hora de dar el gran salto profesional.

Finalmente, hay dos entrenadores con los que siempre ha contado Dombrowski ya fuese en su etapa con los Marlins y luego en los Tigers de Detroit. El primer se llama Jim Leyland, que pese a llevar al Team USA a la victoria en el pasado Clásico Mundial, está felizmente retirado. El segundo se llama Brad Ausmus, que ha sido despedido por la franquicia de Michigan.

No hace falta que os diga que si lo de John Farrell fue tremendo en las redes sociales, lo de Brad Ausmus en Fenway Park podría alcanzar dimensiones bíblicas, que bien lo saben los seguidores de los Tigers.

0 Comentarios

Mostrar