Sammy Watkins, tan sorprendido como tú con su traspaso

Los Angeles Rams

Sammy Watkins, tan sorprendido como tú con su traspaso

Sammy Watkins, tan sorprendido como tú con su traspaso

Jayne Kamin-Oncea

USA Today Sports

La realidad de los intercambios de jugadores en las grandes ligas norteamericanas es que los propios protagonistas tampoco los ven venir.

En una memorable escena de la película "Moneyball" Billy Beane, general manager de los Oakland Athletics de la MLB, interpretado por Brad Pitt, le dice a Peter Brand, Jonah Hill en la pantalla, que no quiere tener ninguna relación personal con los jugadores; cuando Brand le pregunta el porqué, Beane le responde porque tarde o temprano tendrá que traspasarlos. De un día para otro. Sin avisar. Con sus vidas, sus familias, sus rutinas, en tal ciudad y teniendo que jugar la noche siguiente para tal otra. No es fácil. La película, después, nos muestra como el ayudante del general manager tiene que llevar a cabo es trabajo y lo que le cuesta.

Los traspasos en las grandes ligas norteamericanas están a la orden del día y pocas veces nos paramos a pensar que incluso los propios protagonistas están a oscuras al respecto. Nadie les advierte de nada antes de que ocurran; les llaman al despacho del general manager y este les dice que hagan las maletas, que adiós y que muchas gracias. Y punto.

Esta semana se ha producido un gran traspaso en la NFL. Los Buffalo Bills han mandado a Sammy Watkins a Los Angeles Rams a cambio del cornerback E.J. Gaines y una segunda ronda del draft de 2018.

Desde el primer al último seguidor de la liga, y hablo de periodistas y expertos también, han sido pillados por sorpresa con este movimiento. Los Bills se gastaron dos primeras rondas en el receptor y, aunque jamás alcanzó su potencial de superestrella y el equipo tiene un nuevo grupo de general managers y entrenadores al frente, era inimaginable que lo movieran antes de comenzar la temporada cuando aún cumple su cuarto y último año de contrato rookie.

Lo relevante es que el propio Watkins se quedó en shock cuando le comunicaron la noticias. Así lo ha dicho en su primera comparecencia pública en Los Angeles. Además de incidir en los lugares comunes de este tipo de casos, como son el ponerse a disposición del nuevo entrenador para lo que mande, el querer aprender rápido el libro de jugadas y su rol, el mostrarse encantado con el nuevo reto, Sammy dejó claro que ha necesitado tomarse un minuto para respirar profundo y entender como su vida cambió de un minuto para otro sin esperarlo en absoluto.

Y no sólo a él. Incluso centrándonos sólo en lo deportivo y no hablando de su vida privada y sus seres queridos, en el vestuario de los Bills habrá una sensación de que cualquiera puede ser movido, sus mejores amigos le echarán de menos de forma automática y se mirarán casi como en medio de un sueño, con un aroma a momento irreal,

Así es la realidad de este negocio; un traspaso como el de Sammy Watkins coge tan desprevenido y deja tan boquiabierto al propio protagonista sel mismo como a ti. O, para el caso en concreto del que hablamos, a mí.

0 Comentarios

Mostrar