ATLETISMO | MUNDIALES DE LONDRES 2017

El francés Bosse acaba con el dominio africano en los 800

Fue el más fuerte en la parte final de la carrera y se llevó una carrera muy abierta tras la baja por lesión del keniano David Rudisha. Kszczot, plata.

El francés Bosse acaba con el dominio africano en los 800
Lavandeira jr EFE

No se veía desde Helsinki 1983. Un atleta europeo y blanco, campeón mundial de los 800 metros. El protagonista, Pierre-Ambroise Bosse, que dio un curso acelerado de cómo correr una prueba de 800 metros que estaba muy abierta por la ausencia del keniano David Rudisha, campeón de todo y plusmarquista mundial, ausente por una lesión. 

La carrera se lanzó relativamente rápida (50.76 al paso por el ecuador) y luego hubo diversas escaramuzas: saltó el keniano Bett, contraatacó Bosse y, rompiendo la tradición, dio el título a un atleta nacido en Europa: 1:44.67. Europa resurgió de pasadas cenizas, y el polaco Adam Kszczot fue el segundo clasificado (1:44.95). El honor africano lo salvó el keniano Kypiegon Bett (1:45.21). 

La Vieja Europa se rebeló contra la habitual dictadura africana en las dos vueltas a la pista. Bosse declaró tras los Juegos de Río (fue cuarto) que le había pedido perdón a su gato por no hacerlo mejor: "¡Vete a la nevera y tómate una cerveza!". Vete a saber que le ha dicho tras conseguir este inesperado título mundial.