Sotomayor: "Es un orgullo tener el récord desde hace 29 años"

ATLETISMO

Sotomayor: "Es un orgullo tener el récord desde hace 29 años"

Sotomayor: "Es un orgullo tener el récord desde hace 29 años"

"Recibí muchas ofertas para irme de Cuba, pero nunca quise hacerlo", dice el caribeño, plusmarquista mundial de altura con 2,45 metros.

Barcelona

Javier Sotomayor es el plusmarquista mundial de altura, con 2,45 metros al aire libre y 2,43 en pista cubierta. La primera vez que batió el récord fue en septiembre de 1988. Visitó Barcelona, la ciudad en la que fue campeón olímpico hace ahora casi 25 años, y concedió una entrevista exclusiva al Diario AS.  

Mirando hacia atrás 25 años, ¿Qué recuerda del momento en que ganó la medalla de oro?

-Tengo muchos gratos recuerdos de todo lo vivido en Barcelona desde el día en que llegamos, de todos los días previos a la competición y , por supuesto, del día en que logré la medalla. Ese fue un momento que nunca he olvidado y que rememoro con muchísima frecuencia.Volver a pisar el Estadio Olímpico 25 años después fue algo que me hizo emocionarme.

¿Es cierto que fue una de sus victorias más fáciles?

-Cuba, por motivos políticos, no estuvo ni en los Juegos de Los Angeles en 1984 y tampoco en los de 1988 en Seúl y todo el equipo cubano fue con muchas ganas a Barcelona. La verdad es que fácil no fue, la marca no fue buena: 2,34 metros, una marca que ya en ese momento yo había superado en 110 ocasiones., pero en 1992 las marcas entre los saltadores eran muy parejas y no había grandes diferencias.

¿Por qué no arriesgó?

-Porque mi objetivo no era tanto buscar un buen resultado como lograr la medalla de oro. Hubo momentos muy comprometidos para mí, pero, al final, conseguí esa anhelada medalla de oro.

¿Se propuso desde ese momento batir su propio récord del mundo?

-Barcelona no fue el punto de partida. Ya lo había batido anteriormente y es cierto que tenía intenciones de volver a hacerlo y superarme un poco más, pero no tenía prisa porque quería seguir mejorando

En 1993, bate su récord anterior y lo establecía en 2,45 metros, aún vigente ¿Por qué en Salamanca?

-Por pura coincidencia, pero me sentí muy a gusto saltando allí y lo hice en dos ocasiones. El destino quiso que fuese allí y no en Londres donde la semana anterior tenía que haberlo intentado porque me sentía más fuerte físicamente mejor de lo que me sentí en Salamanca y on fue posible por el mal tiempo y la lluvia.

Los expertos dicen que el salto que realizó para superar el listón en 2,45 metros fue el 'salto perfecto'. ¿Lo fue?

-No tan perfecto. Técnicamente tuve otros saltos mejores, pero el que vale es en el que la varilla (listón) está más arriba. Salté y me quede un poco alejado del listón. En el descenso lo rocé un poco con el dorso y, por suerte, el salto fue bueno, el listón no cayo y eso permitió que fuera válido.

¿Qué le hace sentir el que nadie haya podido batir sus récords, al aire libre y pista cubierta, después de casi treinta años?

-Si de aquí a septiembre nadie los rompe van a cumplirse 29 años de su vigencia y eso me hace sentir feliz y contento. Es un orgullo para mí le poder levantarme cada día sabiendo que soy e plusmarquista mundial. Aún así, soy consciente desde 1998 de que algún día alguien va a saltar más que yo.

En 2015 Ud. se nacionaliza español por carta de naturaleza, pero no renuncia a su nacionalidad cubana y tampoco pensó nunca dejar Cuba para establecerse en España. ¿Por qué lo hizo?

-Fue por una cuestión práctica de pasaporte aunque le puede asegurar que si hubiese tenido que renunciar a mi nacionalidad cubana no lo hubiera hecho.

Tras su retirada en 2001 se dedicó a preparar jóvenes atletas cubanos ¿Cómo le fue en esa faceta?

-No fue tanto el prepararlos como le guiarlos en su progresión. Ese era mi trabajo en ese momento para la Federación cubana y creo que cumplí bien los objetivos.

-Ahora es Ud. Secretario General de la Federación Cubana de Atletismo, un alto cargo. ¿Sigue entrenando?

-Quizás meneos, pero sigo trabajando y puede que ahora más. Como entrenador dedicas una serie de horas al día a la labor de preparación de chicos, pero en mi función no hay horas y el trabajo en tiempo de dedicación es mucho más.

¿Se vio algún día en este nuevo cargo?

-En principio, cuando era atleta no. Ahora me pidieron qie hiciera esta labor y la hago con mucho gusto.

¿Se dejó algo en el camino en su carrera como deportista?

-No. Me siento satisfecho con las cosas que hice cuando era saltador y siempre fui una persona ambiciosa. Siempre quise más y que alguna de las medallas que fueron de plata hubiesen sido de oro y ojalá mis 2,45 hubiesen sido 2,46.

¿Cuantas veces tuvo ofertas para dejar su país?

-Muchas, pero el caso de los cubanos, a diferencia del resto del mundo, éramos los atletas más acechados y tentados de los doscientos o más países que hay en el mundo en cada una de las competiciones a las que íbamos. No creo que ni a un dominicano, ni a un portorriqueño, ni a un francés, le propusiesen que abandonase su país. Yo nunca me dejé convencer y siempre me sentí orgulloso de representar a mi país, al igual que ahora.

Pero muchos deportista cubanos si se fueron...

-Es cierto, pero solo se fueron la mitad de los que tuvieron la ocasión de hacerlo. El béisbol es uno de los deportes más fuertes de nuestro país y la cercanía de Estados Unidos atrajo a muchos 'peloteros' (jugadores), pero el hecho de que tenían que hacerse estadounidenses porque la liga prohibía jugar a los cubanos, provocó que muchos siguieran en Cuba.

¿Qué le parece la posibilidad de que para Cuba empiece ahora una nueva época de buenas relaciones con Estados Unidos?

-Para que para muchas personas Cuba parezca un país cerrado, pero para los cubanos siempre hemos sido un país abierto y hemos vivido como hemos podido. Lo que si es una lástima es que los pequeños pasos que hizo el presidente Obama ahora, con Trump, vayan marcha atrás. Entre el pueblo cubano y el pueblo americano no hay ningún tipo de problema, pero las nuevas leyes de Trump van a cortar la posibilidad de que los estadounidenses vayan más a Cuba.

¿Cómo sobrevive un país a cincuenta años de embargo económico?

-Resistiendo. Hemos resistido cincuenta y podríamos estar otros cincuenta, pero no creo que Trump vaya a estar mucho tiempo en el poder, seguramente no van a ser más de cuatro (sonríe).

A los deportistas españoles que lograron el oro en Barcelona'92 les otorgaron 600.000 euros como premio a cobrar cuando cumpliesen 50 años, a Ud. por su oro le regalaron una casa. ¿Qué le parece esto?

-Bien hecho. Ahora que soy español voy a ver si me toca algo también a mi de ese premio (bromeando).

0 Comentarios

Mostrar