SUPER BOWL LI

Chuck Norris (o algo así) busca la camiseta robada de Tom Brady

La desaparición de la camiseta usada por el quarterback de los Patriots en la Super Bowl contra los Falcons moverá recursos nunca vistos.

Miedo da pensar que los Texas Rangers están buscando al que ha robado la camiseta usada por Tom Brady en la Super Bowl.

Hace unos años se emitía con cierta regularidad una serie llamada ‘Walker Texas Ranger’. Reconozco que no la he visto jamás ni tampoco me ha llamado ni lo más mínimo la atención, pero había un personaje llamado Cordell Walker que, gracias a su profundo conocimiento de las artes marciales (lo cual siempre viene bien), se dedicaba a detener (y supongo que también a zurrar) a los malos con un entusiasmo que probablemente rozaría lo enfermizo como parte de los Texas Rangers, una división especial asociada al departamento de seguridad pública del propio estado.

Ese personaje estaba interpretado por el inmortal Chuck Norris y no hace falta decir nada más.

Situándonos ya en el mundo real, nos encontramos con que a esta hora se desconoce el paradero de la camiseta que utilizó Tom Brady durante su épica remontada en la edición número 51 de la Super Bowl, básicamente porque alguien la ha robado.

Y claro, eso es una afrenta para los orgullosos habitantes de Texas, que como buenos anfitriones del evento, no pueden dejar que su honor quede mancillado por los malos actos de un mal amante del football y sí de pastos más verdes.

Pues bien, Dan Patrick, vicegobernador del estado de la Estrella Solitaria ha dejado claro que esta afrenta no va a quedar así y va remover cielo y tierra para dar con el autor o autores.

“En Texas valoramos en gran medida la hospitalidad y el football. La camiseta de Tom Brady tiene un gran valor histórico y ya ha sido bautizada como ‘el coleccionable más valioso de la historia de la NFL’. Algún día estará en el Hall of Fame”, dijo el político.

Es importante que la historia no recuerde que fue robada en Texas. He llamado al coronel Steve McCraw para pedir que los Texas Rangers (el destacamento, no el equipo de béisbol) trabajen con la policía de Houston en este asunto”.

Oh, oh.

“Quien cogiese esta camiseta debería devolverla. Los Texas Rangers siguen su pista”.

Así que haceos a la idea, 222 versiones masculinas (o femeninas) equivalentes a Chuck Norris siguiendo la pista del desaprensivo… Sudores fríos deberían recorrer su columna vertebral, oiga.

La verdad es que ya se ha preguntado por el tema y se habla de un valor en torno a los 500.000 dólares por la prenda, siempre que pueda ser localizada y autentificada, pero pronto.

“Si pudiera darle algún consejo legal a quien haya hecho eso, contrataría a un abogado, se la daría a él, vería si hay una recompensa y me contentaría con ello”, dijo Ken Goldin, de la propia casa de subastas.

Eso o vérselas con Cordell Walker o su equivalente en la vida real.