Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

¿Llega la hora de la reconstrucción para los Royals?

KANSAS CITY ROYALS

¿Llega la hora de la reconstrucción para los Royals?

Wade Davis fue vital para el título logrado por Kansas City Royals en 2015 sobre los New York Mets.

Getty Images

Después de llegar dos veces a las Series Mundiales y ganarlas en 2015, el equipo de Missouri tiene que tomar decisiones difíciles.

Con la reciente salida del apagafuegos Wade Davis, vía traspaso a los flamantes campeones mundiales Chicago Cubs, se concreta un nuevo paso en la conformación de la nómina para las venideras campañas del equipo de la División Central de la Liga Americana.

Una labor compleja y desafiante tiene ante sí el Gerente General de los monarcas Dayton Moore, quien fuera artífice en el título de la novena de Missouri en 2015, pero que, tratar de preservar el equipo que le brindo un banderín Kansas City luego de tres décadas de sinsabores, con el hándicap que representa ser un equipo de mercando intermedio

El traspaso de Davis, no es la primera perdida que sufre los Royals en la offseason, previamente el bateador designado Kendrys Morales y el lanzador derecho Edinson Vólquez, tomaron otros rumbos, siendo contratados por los Toronto Blue Jays y Miami Marlins, respectivamente.

Asimismo, los serpentineros Luke Hochevar, primera selección general del 2006 y Kris Medlen quien pasara gran parte de la temporada de 2016 en la lista de incapacitados, fueron dejados libres por los Royals al pagarles sus respectivas opciones cerrando sus capítulos con la divisa azul.

Duros son los retos que debe confrontar Dayton Moore de cara a la temporada de 2017, varias de las estrellas que contribuyeron al título real, están próximo a vencer sus vínculos contractuales con la divisa, lo que implica que si se pretenden retenerlos, se aumentara drásticamente el presupuesto de la novena del medio oeste, que probablemente no esté en condiciones de soportar.

Hasta 7 jugadores, finalizan sus contractos con los Royals al término de la próxima campaña, donde destacan Eric Hosmer, Lorenzo Cain, Mike Moustakas y el lanzador zurdo Danny Duffy entre otros.

La gerencia de los Royals, deberá decidir si apostar a una última gran campaña con el núcleo que los hizo campeón en 2015, o ubicar cambios que le permita obtener futuro por las grandes estrellas que en su mayoría optarán por contratos millonarios con las divisas económicamente más poderosas.

Ese fue el motivo primario que sustentó el cambio de Wade Davis al norte de Chicago, el otrora lanzador con los Tampa Bay Rays, convertido en un hermético relevista con grandiosa gestión en las postemporadas de 2014 y 2015 con los Royals, también finalizaba su contrato con el equipo al término de 2017 y la gerencia vista las limitaciones financieras y el cúmulo de agentes libres a enfrentar simultáneamente, optó por cambiarlo a los Cubs y obtener al toletero Jorge Soler, quien puede ocupar con alguna solvencia los jardines y la posición de bateador designado. Soler, con contrato vigente hasta 2020 y con un remanente de 17,6 millones por devengar, más adecuado al presupuesto de los Reales, no ha terminado de explotar en los 3 torneos que ha disputado en las mayores, dejando a deber con sus expectativas, al coleccionar 27 cuadrangulares y empujar 98 carreras en 211 desafíos disputados, con un average de .258 y un OPS de .762.

¿Quién será el próximo jugador objeto de cambio?

Todo parece indicar que el jardinero central Lorenzo Cain es el nombre que suena con mayor insistencia para formar parte de un cambio que pueda fortalecer las debilidades de los Royals, quienes con la llegada de Billy Burns en julio de 2016 y Soler, pudieran de alguna manera suplir la ausencia del sólido defensor quien aquejado con las lesiones solo pudo disputar 103 encuentros, logrando un promedio de bateo de .287 conectando 9 vuelacercas y remolcando 56 rayitas. La salida de Caín quien devengará 11 millones en la próxima zafra, además de aliviar los compromisos financieros del equipo, pudiera ser el mecanismo para adquirir lanzadores que pudieran fortalece el cuerpo de pitcher debilitado por la salida de Davis, Vólquez, Hochevar y Medlen.

Además, se cuenta con los outfielders Alex Gordon, quien sorpresivamente firmara con los Royals en la temporada muerta de 2016 y quien tuvo una pobre temporada con un anémico .220 de AVE, Jarrod Dyson (que también puede optar a la agencia libre en 2017), el brasileño Paulo Orlando y del utility Whit Merrifield, atados con la divisa de los monarcas hasta 2021, darían por concluida la búsqueda de patrulleros.

En relación con el cuadro interior Eric Hosmer y Mike Moustakas, probablemente jueguen su última temporada en el Kauffman Stadium, al ser representados por el codicioso Scott Boras quien probablemente aspire mega contratos para sus representados, lejos del alcance de los monarcas.

El prospecto Hunter Dozier, luce como la respuesta más contundente ante la salida anticipada de los titulares de las esquinas del cuadro de los reales, Dozier, quien ha conectado 50 bambinazos e impulsado 240 carreras en 456 juegos disputados en 4 campañas, probablemente sea el tercer base titular en las próximas campañas.

Mike Moustakas, quien sufriera una lesión con un choque ante Alex Gordon, tratando de capturar un elevado, solo jugó 27 encuentros en 2016, por lo que probablemente haga sus mejores esfuerzos para tener una temporada remarcable, que disipe las dudas sobre su estado de salud y que le permita lograr buenas ofertas en la próxima agencia libre.

Ante la súbita salida de Moustakas, en los inicios de la campaña, se le abrió la oportunidad al nicaragüense Cheslor Cuthbert, quien puso números bien interesantes, 12 homeruns, 28 dobles 46 remolcadas, .274 de promedio de bateo, y con 23 años es fuerte candidato a ser considerado por el manager Ned Yost a formar parte del infield de los Royals, quizás ocupando la segunda base en competencia con novel Raul Mondesi jr y el boricua Cristian Colon.

El SS venezolano Alcides Escobar, antiguo ganador del Guante de oro, (también finaliza su contrato con los Reales en 2017), tiene la primera opción para retener la titularidad de las paradas cortas, a menos que el alto mando de los Royals decida utilizar como ficha de cambio al torpedero para obtener un jugador con poder o un lanzador abridor que fortalezca las debilidades más llamativas de las que adolece el conjunto.

El inicialista Eric Hosmer, quien está en su último de arbitraje y del que seguramente obtendría una suma superior a los 13 millones de dólares, viene de lograr sus mejores estadísticas en cuadrangulares (25) y remolcadas (104), siendo designado el MVP del juego de las estrellas, a pesar de estos guarismos su WAR solo alcanzó 1.0, probablemente deje la divisa real en un futuro próximo.

La lomita

Pasando al cuerpo de monticulistas de la tropa real, los abridores dejaron bastante que desear, solamente el zurdo Danny Duffy se erigió como el líder de una alicaída rotación logrando una foja de 12-3 con 3.51 de EFE a y 1.14 de WHIP propinando 188 ponches en 179,2 entradas. Soy del parecer, que el siniestro debe ser el principal jugador a retener más allá de la próxima campaña ofreciéndole un sustancioso contrato que eleve lo ganado por el serpentinero en 2016 ($ 4,6 millones) y evitando un arbitraje al que tiene derecho para la próxima temporada (del cual se estima pudiera obtener una suma alrededor de los $ 8,2 millones) discutiendo con sus agentes ACES (Sam & Seth Levinson) un contrato a largo plazo.

Duffy, debería encabezar una rotación en la que también debe formar parte los diestros Ian Kennedy y Yordano Ventura, con temporadas de 11 triunfos para cada uno, Kennedy cumplirá su segunda temporada de las 5 que suscribió con los Royals el 29 de enero de 2016 y Ventura quien está atado a la divisa hasta 2021, tiene una deuda que cumplir basado en sus grandes condiciones naturales y juventud (no cumple 26 hasta junio), siempre y cuando controle su actitud en la lomita.

Los zurdos Jason Vargas y Mike Minor, ambos aquejados por lesiones (que inclusive impidieron que Minor lanzara siquiera una entrada con los Royals en la reciente temporada), pueden ser la apuesta de Yost para completar la rotación, a menos que Dayton Moore los utilice como pieza de cambio para lograr una opción más segura y permanente, tomando en cuenta que Vargas será agente libre en 2018 y Minor tendrá una opción mutua para la misma zafra.

El bullpen

En cuanto a los relevistas, si bien la salida de Wade Davis será una ausencia sensible, en la temporada recién culminada los miembros del bullpen dieron una buena impresión fijando la quinta mejor efectividad en las mayores (3,45) y un WAR combinado de 4.9 (octavo mejor guarismo en las grandes ligas), a pesar que David solo participó en 45 enfrentamientos. El lanzallamas Kelvin Herrera, luce como la primera opción para quedarse con el puesto de cerrador (logró 12 rescates durante la ausencia de Wade). En las primeras declaraciones de Ned Yost ante la salida del cerrador a los cachorros, así lo dejo saber, aunque dijo que la decisión “no estaba escrita en piedra” abriendo la posibilidad que el mexicano Joakim Soria, ocupe ese lugar (a pesar de la pésima campaña del azteca en la que desperdició 7 oportunidades de salvamento en 8 oportunidades que tuvo y perdiendo 8 desafíos en 13 decisiones con 4.05 de [in] efectividad).

Hay un par de novatos que deberían ser de mucha ayuda para cubrir las vacantes en el bullpen real, me refiero a los zurdos Brian Flynn y Matt Strahm, Flynn, volviendo de una lesión que lo aparto por todo 2015, participó en 36 encuentros con los Reales con récord de 1-2 con 2,66 de efectividad y 1,10 de Whip y Strahm debutó el 31 de julio de 2016 finalizando con foja de 2 triunfos e igual número de caídas, con 1,23 de carreras limpias permitidas cada 9 innings y 1,09 de Whip. El siniestro de 25 calendarios, logró 30 Strikeouts en 22 entradas para una relación de 12,3 ponches cada nueve episodios. Se me antoja necesario un brazo derecho que refuerce al equipo para no dejar en el riesgoso brazo de Cris Young las responsabilidades de relevista largo.

La tarea de Dayton Moore está lejos de terminar para afinar la nómina de la próxima campaña y aún más para dar al equipo una plataforma de buenos elementos vistas las inminentes partidas que se avizoran en el horizonte. Un bateador de poder y un par de brazos para dar profundidad a la rotación y al bullpen lucen necesarios para que los Royals sean considerados contendores para el venidero torneo.

Será una compleja decisión que pesa sobre el ejecutivo del año de 2015, sobre si apostar al corto plazo con las estrellas actuales o cambiar las piezas oportunamente que le permita lograr un futuro más estable.

Los fanáticos de los Royals (entre los que me incluyo) sólo desean que las decisiones a tomar garanticen una nueva participación del equipo en la instancia de post temporada y no tener que aguardar 30 décadas para levantar un nuevo trofeo del comisionado.

0 Comentarios

Normas Mostrar