BALONMANO

Karabatic vuelve al banquillo de los acusados en Francia

Se juzga su presunta implicación, y la de otros 15 acusados, en un partido trucado y en una serie de apuestas ilegales en 2012.
España-Alemania: Europeo de Balonmano 2018

Karabatic vuelve al banquillo de los acusados en Francia
PASCAL GUYOT AFP

La estrella del balonmano francés Nikola Karabatic se sentó hoy de nuevo en el banquillo de los acusados en el Tribunal de Apelación de Montpellier que juzga su presunta implicación, y la de
otros 15 acusados, en un partido trucado y en una serie de apuestas ilegales en 2012.

El escándalo que levantó entonces el caso, que afectaba al jugador más importante del balonmano galo de todos los tiempos, ha decaído un poco, pero la atención mediática sigue patente.

Karabatic, que acudió a la apertura del juicio, pese a que acabó tarde su partido duelo en Hungría con el París Saint-Germain, su actual club, aseguró estar "sereno y tranquilo" y mostró su confianza en la justicia francesa.

Como el resto de los acusados, el jugador niega que el partido estuviera trucado. En su caso, además, asegura que nada tuvo que ver con las apuestas.

Una tesis que no cree la acusación, convencida de que Karabatic participó en el amaño del partido con el fin de ganar grandes sumas de dinero apostandopor un resultado incierto.

El 12 de mayo de 2012, un Montpellier todopoderoso, ya proclamado campeón de Francia, perdió contra el Cesson, un equipo que peleaba por evitar el descenso.

El Montpellier ya perdía en el descanso y la empresa pública de apuestas de Francia detectó entonces una fuerte afluencia de apuestas a que el campeón de Francia iría por debajo en el marcador al descanso.

La posterior investigación permitió determinar que se habían ganado hasta 300.000 euros apostando por esa eventualidad y que tras buena parte del dinero apostado estaban jugadores del Montpellier o sus parejas.

Es el caso de Karabatic, que no apostó directamente, pero sí lo hizo su novia, que jugó 1.500 euros, al igual que la de su hermano Luka, que también se sienta en el banquillo de los acusados.

En primera instancia, la estrella del balonmano galo fue condenado a 10.000 euros de multa, una pena que espera borrar en apelación, al término de un juicio que está previsto que dure dos semanas.

Ni Karabatic ni su hermano Luka recibieron las más duras penas, que recayeron en el jugador serbio Mladen Bojinovic, exjugador del Ademar León, Bidasoa Irún y Barcelona, y del gerente del despacho de apuestas Nicolas Gilet.

Ambos fueron considerados como los cerebros de la trama de apuestas y amaño y condenados a una pena de 30.000 euros.

Todos ellos vuelven de nuevo al tribunal, al igual que otros jugadores, como Dragan Gajic, Samuel Honrubia, Primoz Prost, Michael Robin o Issam Tej.

También figuran entre los acusados las parejas sentimentales de algunos de los jugadores y otros miembros del cuerpo técnico del Montpellier de la época.

El caso parece ahora lejano y, desde entonces, Karabatic ha tenido tiempo de cambiar tres veces de equipo (del Montpellier pasó al Aix, desde el que fichó por el Barcelona antes de regresar a Francia de la mano del PSG) y ganar tres títulos internacionales con la selección, los Juegos de 2012, el Europeo de 2014 y el Mundial de 2015.

También ha caído la atención mediática con respecto a hace año y medio, cuando tuvo lugar el juicio en primera instancia.