Competición
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
LaLiga SmartBank
Copa Argentina
Central Córdoba (Santiago del Estero) Central Córdoba (Santiago del Estero) CSE

-

Estudiantes Estudiantes EST

-

JUEGOS OLÍMPICOS | NATACIÓN

Un subacuático de oro para el oro de Mireia en 200 mariposa

El biomecánico Raúl Arellano disecciona los 2:04.85 que le dieron a la badalonesa su primer oro. "Salió más rápida e hizo diez batidos en el último subacuático en vez de siete".

No hay nadie mejor que Raúl Arellano, catedrático de la Universidad de Granada y exbiomecánico del equipo nacional, para diseccionar la carrera que le dio el primer oro a Mireia Belmonte y a la delegación nacional en estos Juegos Olímpicos de Río. A ojos de cualquier espectador, la badalonesa pasó segunda hasta el 150, cuando logró sobrepasar a la australiana y situarse en cabeza para encarar el último largo. Ya en él, aguantó la posición al límite, tocando primera por sólo tres centésimas: si la piscina tiene 2 metros más, Groves le arrebata el sueño.

Un relato y una final que guarda matices y secretos. “La clave estuvo en el primer 50. Salió más rápida que el día anterior, cuando la australiana la aventajó en 1,5 segundos, mientras que en la final está distancia se redujo a los 0,99”. Esas seis décimas menos le valieron a Mireia para repetir la carrera del martes, porque “la velocidad de nado fue la misma”. Hubo otros dos aspectos clave al margen de su salida.

El primero de ellos es la estrategia de carrera de la australiana. Mireia la adelantó en el metro 145. “Groves decidió reservarse en el penúltimo largo para llegar más fuerte al final, y eso propició que Mireia la adelantase antes de lo previsto, aunque la contrapartida es que la australiana pudo contraacatar al final”. Y llega el momento decisivo. “En el último subacuático, Mireia da diez batidas en vez de dar siete, que es lo habitual. Eso provocó que ganara unas centésimas que le valieron al final. Mireia decide por percepción, según se sienta en ese momento y a la profundidad que llegue. Lo suyo es perceptivo y no milimétrico”, argumenta. Este último aspecto es uno de los puntos fuertes de Mireia. “La gente se cree que nadando debajo del agua uno se cansa. No es así, y se puede ahorrar energía al final”, asegura Arellano.

José Antonio del Castillo, director técnico de la española, aportó datos a la carrera de la nadadora de la UCAM. “Su frecuencia de brazada fue más baja pero aumentó su longitud unos cinco centímetros con respecto a las semifinales, por lo que dio una brazada menos de media. Además, los subacuáticos fueron unos dos metros más largos y eso le hizo ganar alrededor de 0,08 segundos por viraje”, detalló.

En la natación, donde todas las nadadoras se preparan a conciencia, controlar estos aspectos estratégicos son necesarios en carreras donde el lactato juega un papel importante. No encontrar el equilibrio puede desencadenar en una mala carrera en la que pierdas un tiempo de oro si sales demasiado lento o te falte energía si sales muy rápido. Mireia hizo la carrera perfecta, en la que no le sobró ni un metro.