Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

Herbalife Gran Canaria CAN

-

Monbus Obradoiro OBR

-

UCAM Murcia MUR

-

Kirolbet Baskonia BAS

-

Valencia Basket VAL

-

Movistar Estudiantes EST

-

Liga Holandesa
EN JUEGO
Feyenoord Feyenoord FEY

2

PSV PSV PSV

0

Heracles Heracles HCL

-

Utrecht Utrecht UTR

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Ajax Ajax AA

-

FINALIZADO
FC Emmen FC Emmen EMM

2

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

0

TEMPORADA REGULAR

Los Chicago Cubs no levantan el pie del acelerador

El hecho de disputar una serie frente a un rival divisional como los Pittsburgh Pirates ha conseguido frenar esa locomotora.

Los Chicago Cubs no levantan el pie del acelerador
Charles LeClaire USA Today Sports

Los Cachorros de Chicago iniciaron la campaña 2016 como máximos favoritos. No es fácil llevar semejante etiqueta y todavía más cuando se trata de un equipo que lleva el tiempo que lleva sin conseguir imponerse en las Series Mundiales. Como digo, no es nada sencillo, pero el sensacional inicio de los de Illinois les sitúan no sólo entre los mejores de toda la historia, sino cómo lo están haciendo.

Si buscamos ejemplos de grandes clubes que ganaron o no en la Tierra Prometida, los New York Yankees de 1927 y 1939 suelen estar ahí y con razón. Se trata de dos los mejores de todos los tiempos, que ganaron con una suficiencia insultante. Los de 1927, con Ruth y Gehrig a la cabeza, obtuvieron un +376, que es una auténtica barbaridad. Los de 1941, con Joe DiMaggio como punta de lanza, tienen la mejor marca de la historia con un +411. El ejemplo de ‘rodillo’ más reciente son los Yankees (¿se adivina algún patrón?) de 1998 con +309.

Pues bien, los Cubs de 2016, si son capaces de mantener este ritmo, que no creo que lo consigan por pura lógica, llegarían a un +579. Tela…

Cincinnati Reds-San Francisco Giants (7-4)

Los Giants tienen un enorme problema con Jake Peavy, visto lo visto. El antaño ganador del Cy Young concedió cuatro home runs en una nueva salida que invita al pesimismo, con siete carreras en su debe. Se podía recurrir al dato de los ocho strikeouts en seis entradas, pero los californianos tendrán que tomar una difícil decisión si quieren que su rotación sea lo que se espera.

Pittsburgh Pirates-Chicago Cubs (2-6)

Los de Chicago convirtieron su visita a Pittsburgh en un paseo triunfal, barriendo a los locales y su ventaja se amplía hasta los seis partidos cuando acabamos de empezar mayo. Jon Lester sigue con su brillante inicio de año, y su efectividad baja hasta el 1.58. Rizzo se está calentando de mala manera y su nuevo home run es buena muestra de ello, al igual que el de Ben Zobrist.

New York Mets-Atlanta Braves (8-0)

Steven Matz despachó de aquella manera a los Braves en una horrorosa tarde en el barrio de Queens, concediendo sólo dos hits en siete entradas y dos tercios al peor equipo de todas las Grandes Ligas. El ataque sigue desatado y la presión sobre los Nationals en lo más alto de la división Este de la Liga Nacional.

Milwaukee Brewers-Los Ángeles Angels (3-7)

La recuperación de Mike Trout ya está completa. Bueno, lo cierto es que nunca hizo falta hablar de ello, pero el exterior central de los Angels está bateando como si no hubiera un mañana. Su home run de la octava puso en marcha la maquinaría y lleva ya la friolera de 18 carreras impulsadas en los últimos 13 partidos. Ya me gustaría tener crisis como la suyas, oiga.

Kansas City Royals-Washington Nationals (2-13)

El partido decisivo que determinaría quién ganaría la serie entre Royals y Nationals fue un absoluto despropósito para los locales, que no fueron capaces de competir a su nivel habitual. Errores, expulsiones y una horrorosa salida de Kris Medlen contribuyeron a que el partido acabara nada más empezar. Harper y Murphy continuaron con su increíble inicio de año.

Oakland Athletics-Seattle Mariners (8-9)

Ni siquiera una horrible salida de Félix Hernández fue suficiente para que los Athletics se imponiesen al venezolano. Para ello, contribuyó de forma sensacional el grupo de relevistas para frenar en seco a los californianos y que Nelson Cruz y Dae-Ho Lee fuesen capaces de sacarla del campo tampoco viene nada mal. Los Mariners están ganando en confianza y pueden hacer que la división sea más divertida de lo inicialmente prevista.

San Diego Padres-Colorado Rockies (0-2)

El regreso de Tyler Chatwood tras su segunda cirugía Tommy John no puede estar siendo más exitosa, permitiendo tres hits en ocho entradas, y su racha de entradas seguidas sin conceder ni una sola carrera en 24 entradas y dos tercios. Quizás los Rockies tengan entre manos a un pitcher válido para su rotación después de todo.

Cleveland Indians-Detroit Tigers (4-0)

Corey Kluber tuvo dos momentos complicados frente a los Tigers y, después de ello, puso el piloto automático antes de completar el encuentro con sólo cinco hits concedidos. Es el Corey Kluber que conocimos como ganador del Cy Young en 2014. Anibal Sánchez perdió este duelo en una mala cuarta entrada, pero esto no debe apartar nuestra atención sobre su mejora. Ver a Michael Brantley produciendo es una maravillosa noticia para los Indians.

Baltimore Orioles-New York Yankees (0-7)

Todo llega a su fin y también las rachas de seis encuentros perdidos de forma consecutiva para los New York Yankees. Sabathia demostró que puede ser un pitcher titular válido, pero la clave estará en ver si es capaz de mantener esta línea durante todo el año. La mala noticia para los Yankees está en ver que Alex Rodríguez, su tercer bateador, se marcha a la lista de lesionados por un problema muscular. Mal momento para ello.

Toronto Blue Jays-Texas Rangers (4-3)

La temporada 2016 no está siendo muy favorable que se diga para Russell Martin, aunque tampoco es el único que está sufriendo a la hora de producir en ataque. El segundo hit del encuentro del catcher de los canadienses fue clave para lograr la segunda victoria consecutiva en el último turno contra su rival de los playoffs del año pasado. Al igual que entonces, drama por doquier en el Rogers Centre.

Miami Marlins-Arizona Diamondbacks (4-3)

Giancarlo Stanton sano es un auténtico espectáculo y no sólo por los home runs, que nos conocemos. La nueva pelota que mandó a la estratosfera fue importante, pero su prodigioso lanzamiento marcó la diferencia a la hora de que los Marlins ganasen por novena vez en los últimos diez partidos. El triunfo de José Fernández también ayuda.

Tampa Bay Rays-Los Ángeles Dodgers (8-5)

Los Rays siempre han sido un equipo con dificultades para anotar carreras y 2016 no está siendo una novedad. Los cuatro home runs que lograron los locales fueron una fiesta sin igual y, especialmente el conseguido por Steve Pearce, que rompió el empate que lucía en el marcador. Si muestran mayor consistencia a la ofensiva, los Rays pueden ser una alternativa interesante.

Chicago White Sox-Boston Red Sox (2-5)

El tour de despedida de David Ortiz está siendo un rotundo éxito y su home run contra Carlos Rodon fue el primero que permitía el pitcher en su carrera contra los zurdos. La mejor noticia, más allá del número 509 para el dominicano, fue la capacidad del club para producir contra los zurdos, que estaba siendo la lacra hasta la fecha. Xander Bogaerts es muy, muy bueno.

Houston Astros-Minnesota Twins (16-4)

Si Jason Castro es capaz de producir como se le espera, el turno de bateo de los Astros puede mostrar pulso, que es lo que se necesita. Que Carlos Correa y José Altuve produzcan no es ninguna noticia aunque nos encante. La clave volverá a ser lo que hagan desde la loma, porque dieciséis carreras no se van a anotar todos los días.

St. Louis Cardinals-Philadelphia Phillies (5-4)

Los equipos grandes siempre encuentran la manera de encontrar vías para ganar los partidos y los Cardinals lo son. Más todavía cuando habían perdido cinco de los seis últimos encuentros disputados y con el peligro más que presente de que los Cubs se les vayan a una distancia sideral. Matt Holliday siempre ha sido un bateador productivo y su single de dos carreras en la parte baja de la novena fue providencial para darles el triunfo a los de Missouri.