MARATÓN

Paula González: "Ojalá hubiera descubierto antes la maratón"

La cántabra, de 30 años, tuvo un debut inmejorable en la Maratón de Sevilla. Ganó la prueba con 2h 31:18 y se aseguró la plaza en Río.

0
Paula González: "Ojalá hubiera descubierto antes la maratón"
RAUL CARO CADENAS EFE

—Mínima olímpica en su debut en maratón (2h 31:18), plaza en Río asegurada y campeona de España y de la Maratón de Sevilla ¿Cómo están las piernas?

—¡Estoy como para echar correr! Bendito dolor de piernas tengo. Cada vez que me siento y me tengo que levantar es una odisea (sufre lo que el maratoniano Manuel Hurtado llama el efecto Walking Dead). Pero estoy muy contenta. Ojalá todos los dolores fueran como estos. Hace cuatro meses cuando empecé la preparación, era algo nuevo para mí. Porque yo en mis mejores sueños tenía la mínima olímpica, pero nunca piensas que vaya a llegar.

—¿Qué sensaciones tuvo en la carrera?

—Me costó mucho arrancar. Me notaba la musculatura hinchada y me agobié bastante porque había mucha gente y no tenía visibilidad. Cuando se estiró la carrera ya pude unirme a mi liebre y cogimos el ritmo de 3:35 y las sensaciones fueron mejorando hasta que pasé la media en 1h 15:32. Habíamos hablado hacer 1h 15:30 así que fue perfecto. A falta de cuatro kilómetros, me contaron que la keniana iba desfondada y me fui a la caza. Iba perfectamente a nivel  muscular, pero con el cambio que pegué: ¡Me dio un bajonazo! Hasta que llegué a la pista del Estadio Olímpico, allí me vine arriba y terminé el último 300 fortísimo. Yo creo que hice cerca de 52 segundos.

—Nunca había corrido una maratón, sólo medias ¿No tuvo miedo a que a partir del kilómetro 30 se encontrara con el muro?

—Yo me había entrenado muy bien. Cada semana me iba encontrando mejor y eso me hizo no tener miedo a la distancia. Todo el mundo me decía que había que tener respeto a la distancia, pero yo no sentía esa incertidumbre... Aunque si que es verdad que a partir del 30 le dije a mi liebre: "Sé lo que he vivido. A partir de aquí no sé que me voy a encontrar". Me dijo Estela Navascues que la primera maratón se te da muy bien o muy mal. Yo he tenido la suerte de que se me ha dado bien.

—Entonces se ve margen...

-Sí, completamente. Podría haber salido más valiente y hacer una mejor marca, pero aquí estaba en juego una mínima olímpica y no era el momento de hacer experimentos. Ya habrá otra oportunidad de exprimir el cuerpo al máximo. Por entrenamientos puedes valer 2h 29, pero luego hay que hacerlo...

Es joven para esto. 30 años. ¿En que momento vio que tenía que decantarse por la maratón?

—Yo siempre preparaba el 3.000 en pista cubierta y el 5.000 al aire libre, pero el año pasado tuve una rotura parcial del Aquiles y probé con la ruta en 10.000 y media maratón. Me sentí cómoda en el asfalto, me adapté perfectamente y vi que tenía margen de mejora. Así que decidimos hacer la apuesta por la maratón y veía la mínima al alcance. En pista casi nunca era capaz de llegar al campeonato importante al 100% y en la maratón te vas haciendo poco a poco los entrenamientos. La pena es no haber descubierto la maratón antes.

—¿Ha hecho muchos kilómetros en los entrenamientos?

—No llego ni a 150. Yo soy partidaria de hacer menos kilómetros y mayor intensidad. Tanto Germán, mi entrenador, como yo consideramos que hacer una tirada de 35 kilómetros a 4:30 el 1.000 no sirve para nada. Preferimos hacer 24 km a 3:55. Por ejemplo, hasta hace tres semanas no hice un rodaje más allá de 24 km. E hice 30 kilómetros a 3:47 con un calentamiento de 4km y sin él, a 3:43. Eso me dio mucha confianza. Me ha valido.

—Aquella media en enero de 1h 11:04 en Santa Pola ¿Le dio confianza?

—Sí. Pero al final son 21 kilómetros más. A nivel muscular sufres mucho desgaste. Hay gente con buena marca en media y que luego en maratón no van tan bien. Confianza me dio en el aspecto de que no estaba corriendo a ritmos tan altos y me sorprendió. Pero fue un día espectacular. Con sensaciones increíbles.

Estela Navascues, Paula González y Marta Silvestre.

—Le entrena su pareja, Germán ¿Cómo es tener al entrenador en casa?

—A veces es muy complicado, porque tenemos un carácter diferente. Procuramos ajustarlo y este año no me he quejado, que yo soy muy quejica, porque al ser una temporada tan especial no he dicho ni mu. Todo lo he cumplido a rajatabla. Esperemos seguir así mucho tiempo.

—Ahora tiene toda la tranquilidad del mundo para preparar los Juegos...

—Ser fija da tranquilidad. Si no hubiera salido bien, hacer una maratón en abril era inviable para mí. Tendría que haber vuelto a la pista. A día de hoy me toca descansar. Ir recuperándome poco a poco y empezar a mediados de abril y principios de mayo. Me gustaría acudir al Campeonato de Europa de Amsterdam, que incluye por primera vez la media maratón y, por ahora, lidero el ránking. Y en cuanto a Río... Será una carrera complicada por el calor y la humedad. Yo recuerdo la carrera de Alessandra en el Mundial de Moscú, donde fue quinta y cayeron como moscas. Así que en los Juegos auguro una carrera de menos a más y, si se puede, recoger cadáveres.

—¿Te da miedo el virus zika?

—Un poco sí. Pero también me da tranquilidad ver la entrevista que le hicieron a Marina Alabau en la que decía que no fue para tanto. Pero sí, asusta. Yo le decía a Germán: ¿Te imaginas que me clasifico para mis primeros Juegos y los suspenden? Me muero. No, en serio, esperemos que la cosa se solucione para entonces.