Competición
  • Champions League
  • Hoy en As

Super Bowl 50

Análisis del ataque de Carolina Panthers para la Super Bowl

El ataque de los Panthers es el más anotador de toda la NFL. A pesar de perder a su receptor estrella, Kelvin Benjamin, en la pretemporada.

Análisis del ataque de Carolina Panthers para la Super Bowl
GRANT HALVERSON AFP

A finales de abril de 2011, las dos primeras elecciones del draft las tenían los dos equipos que van a jugar esta Superbowl. El primero en elegir fueron los Carolina Panthers y escogieron a Cam Newton. La segunda elección global le pertenecía a su rival del próximo 7 de febrero, y los Broncos se decidieron por Von Miller. Cinco años después, estos dos nombres son los más importantes dentro de las muchas estrellas que componen sus respectivas unidades. El ataque de los Panthers es la ofensiva más anotadora de toda la NFL. Cuando se lesionó Kelvin Benjamin, las posibilidades de hacer una buena temporada cayeron (o eso pensaba más de uno) y la gente se preguntaba por qué no le daban más armas a su QB. Por suerte para los demás equipos no lo hicieron, porque son una maquina casi perfecta. Por su parte, los Denver Broncos han ido adquiriendo jugadores de una enorme calidad hasta convertirse en la mejor defensa que hay en la NFL. Así que estamos ante una batalla de tú a tú.

¿Cómo se defiende a estos Panthers? Ojalá lo supiera. Aún así, tengo claro que la defensa individual no es la solución. Ya lo pensaba antes de los playoffs y después de ver el resultado de ambos partidos, me ratifico en la idea. Si dejas a tus hombres en cobertura individual, vas a abrir mucho espacio para que Carolina corra. Al estar en individual, los defensores estarán pendientes de sus hombres y no verán lo que sucede en el pocket. Si les juegas en zona, posiblemente se abra el campo para el pase, pero podrás ayudar mucho mejor contra el juego terrestre. Si Carolina pasa, malo. Si Carolina corre, estás muerto.

Wade Phillips tiene la misión de evitar que los Panthers sumen por tierra y consigan otro partido más superando las 100 yardas (algo que nadie ha conseguido en todo este año). El núcleo del esquema ofensivo en Carolina es la carrera. Es el equipo que más intentos de carrera hace por partido (32’9), está empatado en touchdowns por tierra con 19 anotaciones, es segundo en yardas por partido con 142’6 y es primero en conseguir primeros downs corriendo con 136. Su RB (Jonathan Stewart) se adapta perfectamente a este esquema, y la zone read (con todas sus variantes) es dominada a la perfección por su QB.

Imagen 1

Newton lleva toda su vida conviviendo en jugadas de zone read. Desde su época en Auburn ha venido jugando en esquemas muy similares y que se adaptan como un guante a sus virtudes. Con la zone read le das al QB la posibilidad de leer a un determinado hombre defensivo y reaccionar a su movimiento. Si tu QB tiene el físico y las piernas para usarlas como si de un RB se tratara, la amenaza de ganar yardas por tierra incrementa. Una de estas jugadas que Shula ha incorporado al playbook es la inverted veer. En ella, Newton lee al DE del lado del playside mientras que el guard del backside juega un pull para subir al segundo nivel a bloquear al primer defensor que aparezca. Esto es una situación de read option combinada con una power run para seguir el camino que te marca el guard. En la imagen 1 vemos como Newton, en vez de seguir ese bloqueo del RG, juega un cutback para atacar el lado contrario. Toda la defensa se mueve hacia el playside y Newton lo aprovecha para cambiar de dirección y ganar el primer down.

Con la zone read se le abre un abanico de posibilidades enorme al QB de los Panthers. Siempre va a ir un paso por delante de la defensa. Es decir, Newton va a esperar a que la defensa se mueva y, cuando lo haga, él escogerá una de las opciones que se le muestran. Cuando forman en pistol con dos HBs (runningback y fullback), la amenaza se vuelve triple (triple option).

Si además de poder correr con tu QB y con tus RBs, involucras a tus WRs en ese juego terrestre, el desequilibrio que produces en las defensas rivales es mortal, así como sus lecturas pre-snap. La defensa tiene que leer todo tipo de movimiento tanto en el backfield como en los jugadores que están abiertos, quedando a merced de lo que decida hacer Newton.

Imagen 2

Aquí vemos, (Ver imagen 2), a Newton en shotgun con su RB y con Ted Ginn muy abierto. Cuando se inicia el snap, Newton lee a la defensa y la reacción de ésta frente al mesh point con el RB (cuando ambos se cruzan y el QB decide si entregar el balón o quedárselo). Newton se queda el balón para correr con él y la defensa se mueve hacia el lado al que el QB se dirige. Justo cuando ha ocurrido esto, Ginn inicia su carrera para cruzarse con Newton e ir hacia el lado contrario. Newton le entrega el balón y toda la defensa tiene que cambiar su trayectoria. Al otro lado del campo, el RB que estaba en el backfield, junto con el LT, han salido para ir bloqueando a los pocos defensores que quedaban por esa zona. Ginn lo único que tiene que hacer es seguir el camino que le marcan esos bloqueos. La ganancia de yardas en este tipo de jugadas suele ser buena para el ataque. Sin irnos muy lejos, frente a los Cardinals, el propio Ginn anotó un touchdown con esta misma jugada. “Bueno, pero si esto funciona siempre, ¿por qué no lo hacen los demás?”. Porque nadie tiene a Cam Newton. Y porque además de quedarse el balón para correr, puede quedárselo para lanzar a más de 20 yardas, aunque no adelantemos acontecimientos.

Hay distintas maneras para intentar parar este tipo de situaciones. La que yo creo que es mejor para un equipo de las características de Denver es la “slow the plays”. Es decir, bajar la velocidad de las lecturas y de la ejecución en la zone read. Cuando Carolina forma en shotgun, para jugar la zone read, abre a sus receptores lo que provoca que el box quede algo descubierto. Si a esto le sumamos la defensa individual…mal asunto. Ante un box débil, la defensa tiene que ser capaz de ocupar muchos gaps y ser muy disciplinados en sus asignaciones, y eso es algo que la línea defensiva de los Broncos hace bastante bien.

Derek Wolfe, Sylvester Williams o Malik Jackson se desenvuelven a las mil maravillas en el 2-gapping (dos gaps asignados para cada DL), así que los rushers exteriores y los ILBs solo tienen que estar pendientes del gap que ellos dejan libre.

Imagen 3

Llegados a este punto, aparece la figura de dos hombres vitales para los Denver Broncos: Derek Wolfe y Von Miller. Wolfe es un portento de técnica y de fuerza, y su juego contra la carrera es exquisito. Siempre leyendo lo que ocurre en el backfield, con un primer paso muy explosivo y un juego de manos espectacular. En la imagen 3 vemos que el defensor al que el ataque deja sin bloquear es Miller. En vez de lanzarse como un poseso a por el RB, Miller aguanta un segundo para hacer más difícil la lectura al QB. Ese segundo que gana es el que le permite a Wolfe cerrar el gap interior. Si el QB se queda con el balón, Miller puede ir contra él. Tienes que ser muy rápido y muy buen lector de juego, porque la reacción será un poquito tarde, aunque un jugador como Von Miller sí está capacitado para realizar esta acción. Si le entrega el balón al RB (como pasa en la imagen), el resto de la DL debe cerrar todos los gaps posibles. Como todo en el football, el trabajo en equipo te dará los resultados. Otra de las maneras de parar la read option es el scrape exchange, el cual consiste en cambiar posiciones entre uno de los ILBs y el DL que queda desbloqueado (unblocked). Es decir, el DL atacará si o si al RB por dentro, y el ILB de ese lado se ocupara de una posible carrera exterior del QB. Sin embargo, el físico de Newton le permite jugar muy bien contra estos ILBs.

Claro que, Carolina, no solo basa su juego terrestre en las jugadas de option. Shula ha ido un paso más allá y ha implementado las carreras de poder. Esto no sería nada extraño si no fuera porque el que corre es el QB en vez del RB. Newton es un ejemplar único. Su estatura y su peso se acercan más a las de un DE que a las de un QB, así que es capaz de aguantar el choque y de ganar yardas corriendo entre los tackles.

Imagen 4

Una de las que más vemos utilizar son las lead draw. Este tipo de jugada es muy buena para realizarlas en situaciones de tercer down medio/largo (3rd&5, 3rd&6 e incluso 3rd&7). Carolina saca cuatro receptores al campo y los abre, lo que provoca que el box se quede con 6 o 7 defensores, ya que lo normal sería intentar un pase para alcanzar esa distancia. La lead draw consiste en un lead block por parte del RB y en un bloqueo en el segundo nivel por parte del center. Cuando Newton recibe el balón inicia un pequeño dropback haciendo creer a la defensa que buscará pasar. Acto seguido arrancará detrás del bloqueo del RB para intentar llegar al primer down. Como podéis ver en la imagen 4, los dos bloqueos en el segundo nivel dejan el campo muy abierto para la carrera del QB.

Cuando los Panthers avanzan hasta quedarse a escasas yardas de la zona de anotación, es cuando Newton se vuelve imparable. No es posible detener la power run en estas circunstancias. Llevamos viendo toda la temporada como Cam vuela por encima de la defensa para conseguir el touchdown y siempre es con la misma jugada: la QB power. Extendiendo el brazo, saltando por encima de la defensa, quitándose de en medio defensores con el stiff-arm…Si los Panthers llegan a 2/3 yardas de la goal line, vayan despidiéndose.

Denver debe ser capaz de dominar la lucha de gaps que existe en cada situación de carrera. Es muy importante para ellos que Stewart no produzca tantas yardas. Tanto Trai Turner, como Norwell, son dos guards muy buenos saliendo de la línea para bloquear en el segundo nivel, al igual que su center Kalil. Tienen una gran velocidad y unos brazos muy poderosos que, contra los LBs, les permite abrir muchos ángulos para el posible corredor.

Wade Phillips puede usar varios fronts para hacer dudar a Newton. El coordinador defensivo mueve muy bien a sus hombres de la línea defensiva, e incluso amenaza el blitz con sus DBs o ILBs. Todo para crear líneas de pass-rush sencillas o para dejar en uno contra uno a sus rushers más potentes. Si consiguen colapsar el pocket rápidamente, sería otra buena manera de frenar el juego terrestre, pero siempre con la idea de no dar salida por los edges al QB. “Disciplina” es la palabra que más debe sonar estos días en ese vestuario.

Imagen 5

En la imagen 5 vemos como los Broncos sitúan seis hombres en la LOS amenazando el blitz con un ILB (morado) y con un DB (azul). Cuando el QB recibe el snap, el ILB se va a por la ruta del RB y es el DB quien entra al blitz. El RT se ocupa del blitz y deja que Miller entre totalmente solo al pocket. En décimas de segundo se planta delante del QB para golpearlo. Von Miller es la estrella de este equipo. Nadie juega como él está jugando esta temporada. Ya sea yendo al pass-rush, parando la carrera o incluso cayendo en cobertura. Hay pocos jugadores en la liga con tantos registros como los que abarca el excelente OLB. Denver va a necesitar de una de sus exhibiciones si quiere estar en el partido y evitar un destrozo como el que sufrieron Seahawks y Cardinals.

Me imagino a Phillips llenando el box de jugadores y bajando a TJ Ward a la caja para igualar numéricamente al ataque terrestre de Carolina. Frente a los Patriots no hizo falta esto por el escaso peligro que llevaban los de Belichick por tierra. Todo el éxito de la defensa para ganar la Superbowl pasa por limitar las yardas terrestres del rival. Si Stewart se va a las 100 yardas, provocará más espacios para Newton, y si a Cam le abren el campo, estás literalmente muerto.

Pero, claro, el ataque de estos Carolina Panthers no es solo eso. Ni mucho menos. El equipo de Charlotte tiene un QB que sabe dirigir a su ataque mandando balones aéreos desde el pocket, y cada vez lo hace mejor. El QB móvil, con un poderoso brazo, que llegó a la liga en 2011 se ha convertido en uno de los mejores pocket passers de toda la NFL. Es decir, si le paras la carrera, te puede destrozar pasando, así que el partido en defensa de los Broncos debe rozar la perfección.

Newton ha sabido limitar sus pérdidas de balón. A pesar de seguir arriesgando en muchos pases, ahora lee mejor y sabe dónde están las ventajas en cada ruta. Es evidente que su receptor más fiable es el tight end Greg Olsen, con quien además se entiende a las mil maravillas después de tantos años jugando juntos. Mucho se ha hablado del trabajo excepcional de la defensa de Denver frente a los Patriots en el juego por aire, pero esto es un desafío distinto. El doble marcaje a Gronkowski, la presión ejercida sobre Brady con solo cuatro hombres de la línea o la rotura del timing entre los receptores y el QB fueron las claves para conseguir ganar el campeonato de la AFC y llegar hasta esta Superbowl. Esto no les va a funcionar frente a Carolina. Son dos equipos totalmente distintos.

Lo primero es que doblar el marcaje a Olsen no es fácil. Gronkowski salía muchas veces desde la OL y desde ahí, tanto Miller como Ware podían jugar el jam y acompañar su ruta hasta que llegará su defensor asignado y así evitar un release sencillo. Shula sitúa a Olsen abierto, ya sea en el slot o pegado a la banda, incluso lo saca desde el backfield. En esos spots es mucho más complicado colocar a dos hombres. Si lo haces, dejas huecos y si dejas huecos, ya sabemos lo que te hace el juego de carrera de los Panthers. Además, los dobles marcajes se pueden hacer cuando defiendes en individual, pero ya hemos dicho que Denver va a necesitar de su defensa zonal

Imagen 6

Aquí lo vemos saliendo desde el slot. (Ver imagen 6). Newton juega la zone read, primero lee a los LBs y reacciona ante el movimiento de estos. Ambos defensores se mueven ante el mesh point entre el QB y el RB. Cam se queda el balón y dirige su mirada al close-side donde la ruta profunda del WR abierto amenaza a la defensa. Con esto consigue llamar la atención del FS y deja mucho campo para la ruta cross de Olsen. Ante defensas individuales, el mismatch que provoca Olsen es enorme, ya sea frente a un LB o frente a un DB. Newton tiene un pase sencillo y el tight end se encarga de convertirlo en un primer down.

Es cierto que los Broncos tienen a un par de jugadores que pueden defender en individual a Olsen. TJ Ward podría ser el encargado de esta misión, pero me imagino que Phillips lo dejará en el box para prevenirse frente a la carrera de Newton. El otro hombre sería Aquib Talib, el cual juega muy bien frente a los TEs rivales. Es un jugador muy físico y agresivo, y podría limitar a Olsen a jugadas de menos “yardaje”. Todos sabemos que los receptores de Carolina no son estrellas, pero si algo tienen bueno es que son excelentes corriendo sus rutas. El route-running es muy bueno y la velocidad en casi todos ellos es una constante. Otra cosa es a la hora de atrapar el balón, ahí sí que tienen muchos más problemas.

Imagen 7

Cuando la defensa rival es muy potente en el pass-rush, o incluso es muy dada a “blitzear”, los Panthers no tienen miedo en plantarse con el backfield lleno para darle toda la protección posible a Newton. No hay problema en mandar solo a dos o tres receptores en ruta porque el QB los va a terminar encontrando tarde o temprano. En esta situación ofensiva, y tras la zone read, Newton observa lo que ocurre campo abajo. (Ver imagen 7). Hasta siete hombres tiene protegiéndole, lo que le da uno o dos segundos más para elegir la mejor opción. Vemos como Funchess juega un perfecto corte hacia fuera que le permite ganar la separación adecuada para recibir el balón de una manera poco complicada. Funchess es uno de los hombres clave para este partido. Con Ginn atrayendo la atención de la defensa con sus rutas verticales y con Philly Brown apareciendo como amenaza profunda, Funchess (junto a Cotchery) será el hombre encargado de ganar esos primeros downs en rutas medias. Las slants o skinny post desde el backside, en formaciones 3x1 (tres receptores en un lado y él solo al otro) son todo un clásico en este ataque de Shula. Y más cuando el equipo se planta en red zone. Ya le ha cogido el ritmo a los “láser” de Newton y no comete tantos drops como a principio de curso. Newton tiene depositada mucha confianza en el rookie.

Denver necesita de su zona para defender a los Panthers, aunque ya vimos como manejó Newton a los Seahawks cuando éstos se pusieron a defender en su Cover-3 clásica. Los Broncos también suelen utilizarla, y lo hacen acompañada de algún blitz. Wade Phillips suele castigar a las OLs rivales mandando al menos cinco hombres al pass-rush, y suele mover muy bien sus piezas en el front. Ya dijimos lo complicado que resulta llegarle a Newton por la gran cantidad de gente que acumula en esa línea, pero no hay otra manera de limitar sus lanzamientos. La presión debe ser constante y creativa para no dejar que pase con facilidad, aunque siempre siendo muy disciplinados con el rush exterior para evitar abrir vías de escape por las que Cam pueda salir del pocket en scramble.

Imagen 8

En la imagen 8 vemos como en la secundaria rota el FS para ocupar de la zona profunda del CB, quien a su vez se queda en la zona flat. Esto crea problemas en la lectura que había hecho el QB antes del snap. Además, Miller cae en cobertura siendo el OLB del otro lado quien entra al rush. Miller lee perfectamente los ojos del QB y arranca a parar la única opción que le quedaba al ataque. Intentar confundir a Newton es básico para que no desarrolle su juego aéreo. Frente a la Cover-3, los Panthers tienen una serie de combos muy eficaces. Sail concept y yankee route suelen ser dos de las más usadas, pero también sorprenden con la NCAA route.

Imagen 9

A Newton le gusta castigar las defensas que presentan un solo safety profundo. Cuando le llenan el box de gente para evitar el juego terrestre, él quiere que sufran campo abajo. Vemos en la imagen 9, otra vez, el backfield lleno en formación pistol. Se inicia el snap y Newton juega la zone read. Dos de los tres hombres del backfield se quedan para bloquear el pass-rush y dar tiempo a su QB para leer lo que ocurre en la zona profunda. En el backside, Olsen sale en ruta y juega una dig-in route para llamar la atención del FS. La zone read hace que los ILBs den un paso adelante y dejen espacio a su espalda, por lo que esa ruta de Olsen se vuelve peligrosa y es el FS quien debe saltar ante un posible pase. Newton lee lo que hace el FS y espera a que Funchess juegue su ruta post buscando la espalda del safety profundo, con mucho campo libre. Newton tiene tiempo para lanzar y su poderoso (y preciso) brazo pone el balón en el sitio correcto. Funchess gana el uno contra uno frente a su defensor (quien no tiene la ayuda profunda del FS) y consigue una inmensa ganancia de yardas.

Si el duelo en las trincheras va a ser durísimo, me espero lo mismo en la retaguardia de la defensa de Denver. Los Roby, Harris, Darian Stewart (veremos cómo está de su lesión) o el gran Aquib Talib tendrán una noche dura. Los receptores de los Panthers están en estado de gracia y Cam Newton ha convertido a un grupo parecido al de los Washington Sentinels (si no habéis visto la pelicula “Equipo a la fuerza” no sabréis de lo que os hablo) en todo un peligro aéreo.

Ya lo dije en la previa del ataque de los Broncos, si el partido se va a los 30 puntos o más, es muy difícil que Peyton Manning aguante el tiroteo y se vaya con su segundo anillo a casa. El partido frente a los Patriots fue sensacional, pero este equipo no se parece en nada, así que Wade Phillips debe inventarse otra manera de defender. Yo optaría por defender durante mucho tiempo en zona y por jugarle con diferentes fronts a Newton (implementando stunts cuando de jugar el pass-rush se trate), amenazando gaps y cerrando los huecos para la carrera. Todo lo que sea ver a Carolina controlando el reloj a base de carreras será una losa muy difícil de levantar para la defensa. El ataque de Panthers castiga a sus rivales en el aspecto físico y mental. Demasiada batalla en las trincheras para los líneas defensivos, los cuales deben estar constantemente preparados para defender una carrera cuando termina siendo una jugada de pase, o al revés.

Sin duda, mis favoritos son el equipo de Charlotte. Su defensa es muy probable que sea capaz de maniatar al ataque de Denver y a Manning, así que todo dependerá de lo que su defensa produzca (las situaciones de campo que consiga para el ataque, forzar algún turnover o limitar los inicios arrolladores que vienen siendo habitual con los Panthers). Lo que sí tengo claro es que va a ser un partidazo. Dejémonos de filias y fobias y preparémonos para un espectáculo que se da una vez al año. Estamos ante la Superbowl 50. La gloria espera. Suerte para ambos.